placeholder
el empleado 'quemado' es MENOS productivo
Carolina Enríquez. Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El empleado 'quemado' es menos productivo

'Burned out'. Así se conoce en el mundo de los recursos humanos a uno de los principales efectos que se genera en los trabajadores cuando la empresa no le permite tomar sus vacaciones.

El 'burned out' es un trastorno emocional, que también puede generar problemas de salud físicos, derivados del exceso de trabajo y de la imposibilidad de tener un tiempo anual para distraerse y dejar a un lado las actividades laborales.

Pablo Suasnavas, decano de la facultad de Seguridad y Salud ocupacional de la Universidad SEK, explica que en el país este es un fenómeno cada vez más común, principalmente en las ciudades.

"En mi experiencia como consultor he tenido casos, en muchas organizaciones, de personas en esta situación. Lamentablemente, a escala nacional no se lleva una estadística de cuántos trabajadores, exactamente, enfrentan patologías por la imposibilidad de vacacionar".

Sin embargo, este catedrático cree que al menos seis de cada 10 empleados enfrentan condiciones de agotamiento físico y mental. Esto ocurre por aplazar las vacaciones o por no poder utilizarlas cuando es necesario.

Esto, a su vez, impacta en las firmas. Se reduce la productividad, se generan problemas en las relaciones entre compañeros; además se eleva el riesgo de accidentes laborales. De hecho, las probabilidades de que un empleado enfrente esta última situación crece en un 50% cuando está agotado y no ha salido de vacaciones.

El impacto no solo es para las empresas, sino también para la persona. Esteban Prado, sicólogo clínico y laboral, 'coach' certificado, indica que entre los efectos del agotamiento están los problemas familiares y de pareja, irritabilidad, menor capacidad de atención, etc. A nivel físico, los principales problemas son gastritis, impactos en el sistema nervioso, etc.

Fernando E., quien tiene un cargo de jefatura en una empresa inmobiliaria, reconoce que tiene mal carácter debido a esta situación. Él ha acumulado vacaciones por más de tres años, trabaja todos los feriados y solo descansa un día a la semana. "Es agotador en muchas ocasiones, pero cuando se necesita el dinero se tiene que hacer el trabajo. Uno, además, ya se acostumbra. Pero, usualmente, sí suelo pasar bastante mal genio".

Precisamente, las personas que ocupan cargos de confianza y los ejecutivos son los que más enfrentan la imposibilidad para salir de vacaciones, debido a sus actividades, o a tener menos espacios fuera de las actividades laborales. Cinco de cada 10 colaboradores con cargos altos entran en ese grupo nada envidiable, según Suasnavas.

El problema de todo esto es que las empresas se concentran en el tema de productividad y no en el concepto de capital humano. Ambos elementos deben estar unidos para un desarrollo óptimo de las compañías a escala nacional.

A veces, por otro lado, son los jefes de los empleados, y no las empresas, los que impiden o ponen condicionantes para salir de vacaciones. Esto genera estrés en la persona por la presión de evitar conflictos con su superior y al mismo tiempo buscar un espacio de esparcimiento personal, explicó el sicólogo Prado.

Legalmente, además, las vacaciones son un derecho adquirido. Una acción de este tipo podía generar denuncia del trabajador y multas para la compañía involucrada.

La realidad del país

En Ecuador. Según Pablo Suasnavas, las áreas en las que hay mayor impedimento hay para salir de vacaciones son la médica, de la construcción, de transporte, de seguridad, comunicación, etc.

Estudios.  Un análisis hecho por la consultora Mercer, en el 2010, reveló que Ecuador es uno de los países que menos vacaciones tiene en el mundo. Los países europeos son algunos de los que mayor tiempo de descanso tienen, extendiéndose los periodos de asueto hasta por más de 30 días.

Leyes.  El Código de Trabajo establece que en el sector privado los empleados tienen derecho a 15 días libres al año. En el sector público, en cambio, tienen derecho a 30 días de descanso