placeholder
Luis Alberto Cajilema, de 20 años, es el heredero de la marca. La empresa arrancó sus operaciones en 1999. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

Luis Alberto Cajilema, de 20 años, es el heredero de la marca. La empresa arrancó sus operaciones en 1999. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

La segunda generación da un nuevo aire a este calzado

4 de julio de 2017 16:20

Cubrir todas las líneas de calzado para hombres y mujeres, abrir nuevas tiendas en el país y promocionarse en el exterior son los objetivos que se ha trazado la familia Cajilema, dueña de la marca L Gilbert.

Este es el cambio generacional que Luis Alberto Cajilema, de 20 años, está proponiendo para la marca nacional creada en 1999 por su padre Aníbal Cajilema y sus tíos Guillermo y Freddy (+).

Los Cajilema aprendieron de la elaboración del calzado a través de su padre, Luis Gilberto (de allí el nombre de la marca). Él llegó a Guayaquil muy joven desde Chimborazo y abrió un taller para confeccionar zapatos.

Al principio elaboraba réplicas de zapatos y los vendía a pequeños locales. Luego hubo la necesidad de crear algo propio y lanzó al mercado su propia marca de calzado ecuatoriano.

Luis hijo cuenta que en ese tiempo su papá y su tío viajaban a ferias internacionales de calzado en Europa y Colombia, para observar las nuevas tendencias, materiales y mejoras en el proceso de elaboración e implantarlo acá en el país.

Fue en el 2000, en pleno proceso de dolarización, que decidieron presentar su marca y abrir su primer local en el centro comercial del malecón Simón Bolívar.

Mantener una identidad se fortaleció con la globalización y con el derecho de reservar la propiedad intelectual de sus productos. En un inicio producían alrededor de 500 pares de zapatos al mes, ahora llegan a cerca de 3 000.

El hecho de que tengan planes de expansión no significa que esta industria no haya sido afectada en su producción por la crisis.

Hace dos años vendían a varias cadenas de ropa y accesorios a escala nacional, como De Prati y Super Éxito, pero debido a que “era difícil el flujo en efectivo tuvimos que abrir nuestras propias tiendas”, indica Luis.

También detalla que vendían el producto a estas cadenas y adquirían “grandes deudas”, pero los pagos eran después de tres meses. “Nos dimos cuenta que era mejor vender en nuestras tiendas y llegar al cliente directamente”.

En la actualidad tienen siete locales, cuatro en Guayaquil, uno en Durán, otro en Milagro y uno en Quevedo. Esperan abrir otras tiendas en Machala y Cuenca.

Según Luis, uno de los puntales para que L Gilbert se siga manteniendo en el mercado es la calidad de los productos. Para la elaboración de los artículos recurren como materiales principales, como el textil, la lona y el cuero.

Carolina Chávez, de 28 años, prefiere el producto por los buenos acabados que tienen. “Son excelentes y el calzado dura bastante tiempo sin gastarse”.

Mariela Padilla, de 45 años, cuenta que siempre compra en el lugar calzado para sus sobrinos y en ocasiones como regalos.

En la planta de producción el trabajo no se detiene. De la producción del año pasado solo un 2% de zapatos se devolvieron devueltos por fallas de fabrica.

La línea de zapatos masculinos se divide en las categorías: formal, semiformal, urbano, moda, casa y descanso y para mujeres comprende urbano casual y flat (plantilla plana). También cuenta con una línea playera; así como de billeteras y cinturones de cuero.

Hace dos años, L Gilbert tenía solo calzado masculino, pero ya incursiona en una línea para mujeres con modelos deportivos, sandalias. “Luego iremos a algo más formal o ejecutivo tanto para hombre como para mujer”.

Este joven empresario tiene claro el camino para que la empresa de la familia continúe creciendo en el mercado.

Cifras

Precios. Desde USD 25 los zapatos hechos de lona hasta USD 80 los de cuero.
Ventas. Uno de los locales que más vende es el que está ubicado en Milagro. Se tiene proyectado que este año facture más de USD 76 000.
Planta.  La fábrica está ubicada en el kilómetro 7 y medio de la vía a Daule (Guayas).
Locales.  El año pasado fueron abiertos los locales en el Mall El Fortín y en el Paseo Shopping del cantón Durán.
Trabajo.  La marca genera más de 100 plazas de trabajo directa e indirectamente, en sus establecimientos.