placeholder
Si se va a ofrecer un producto o servicio, abrir un blog es una de las opciones más viables para quienes quieren iniciar un proyecto profesional y desean promocionarlo. Foto: Patricio Terán/ El Comercio

Si se va a ofrecer un producto o servicio, abrir un blog es una de las opciones más viables para promocionarlo. Foto: Patricio Terán/ El Comercio

Sí es posible emprender sin dinero

10 de marzo de 2015 09:29

Lo que marca la diferencia entre una persona común y un emprendedor es que este hace lo que puede con lo que tiene. En ese contexto, el dinero no es un inconveniente en el momento de desarrollar una solución o innovar creativamente.

En el portal Cosasdeemprendedor.com se explica que un negocio empieza desde que se promueve un producto o servicio, aunque se carezca de local, personal o maquinaria. Se trata, básicamente, de saber ejecutar buenos intercambios.

Forbes.es desarrolla un breve listado sobre aspectos claves a tomar en cuenta en el momento de emprender, pero teniendo poco dinero.

Invertir dinero en lo justo y necesario: Una de las claves iniciales es “gastar sabiamente” el capital semilla. De ello dependerá gran parte del éxito o fracaso futuro. Esa sabiduría implica evitar asumir deudas que pueden ser prescindibles.

En Cosasdeemprendedor.com se acota que la mayoría de los negocios más exitosos se desenvuelven empezando de la nada. Primero un individuo que presta un servicio o vende un producto, quien después se transforma en una pequeña empresa, para luego ser mediana hasta convertirse en una gran compañía o franquicia.

Usar lo que ya existe: Generalmente los emprendedores creen que necesitan más de lo que en realidad necesitan para impulsar sus start ups.
Uno de los factores que, inicialmente, implica una deuda que puede evitarse son los muebles. Hacer uso de mobiliario ya existente es un consejo.

Ser ‘todólogo’: En un primer momento habrá que desempeñar roles y funciones varias como contador, recepcionista, relaciones públicas… Esto será necesario hasta estar en capacidad de contratar y formar un equipo especializado. De ello dependerá también la construcción de la identidad de marca.

Aprovechar las oportunidades: Ser visionario es otra de las características que define a un emprendedor. Hay que afinar la capacidad para no dejar escapar momentos que resultarán beneficiosos para la idea de negocio.
Además, es importante analizar diariamente cómo mejorar los procesos.

Plantear metas y objetivos concretos: Carecer de capital no puede ser sinónimo de freno. Plantearse un cronograma con metas y fechas concretas es un motor para avanzar en los procesos deseados. Cuando el negocio empiece a dar los primeros réditos es vital que, a menos que existan necesidades propias o del emprendimiento, no se gaste vanamente el dinero. Se recomienda reinvertirlo para obtener mejores resultados.

Motivación: Si no existe la pasión y las ganas por sacar adelante el negocio, será difícil que prospere. La actitud se transmite a colegas y posibles inversores que ayudarán en el proceso. Además, a través de ello también se define el ‘branding’ personal, es decir la imagen que transmitirá la marca.

Cosasdeemprendedores.com también propone una serie de herramientas que facilitarán el inicio de un proyecto sin capital. Aquí las más importantes:

Pedir un préstamo: Esta ayuda monetaria puede facilitar las finanzas de un emprendimiento a corto plazo. Es recomendable asesorarse antes de solicitar el crédito.

Comenzar por un blog: Si se va a ofrecer un producto o servicio, esta opción es una de las más viables para quienes quieren iniciar un proyecto profesional y desean promocionarlo. La única inversión es de tiempo, ya que existen un sinnúmero de plataformas gratuitas.

Ser un intermediario: Otra opción es empezar como intermediario entre el cliente y el proveedor. En este tipo de negocio se gana a través de un porcentaje por comisión. En este mecanismo prima vincularse con personas comprometidas y honestas. Es una alternativa interesante en la venta al por mayor.

Buscar auspiciantes: Si el emprendimiento implica una actividad social, la alternativa de los auspiciantes es tradicionalmente funcional. Existen muchas personas y empresas interesadas en pautar para que sus logos o marcas aparezcan dentro de ese tipo de actividades. Esta es la mejor opción si se carece de dinero, ya que un buen grupo de patrocinadores costeará todo el evento.