Juan Álvarez inició hace dos años la construcción de un laboratorio para pruebas de productos. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Juan Álvarez inició hace dos años la construcción de un laboratorio para pruebas de productos. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Giovany Astudillo
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

La empresa Juan Álvarez montó un laboratorio para los estudiantes

29 de agosto de 2016 10:07

La empresa cuencana Juan Álvarez, que fabrica duchas, termotanques, paneles solares, entre otros productos, apostó por el equipamiento de un moderno laboratorio para mejorar sus controles de calidad y para que estudiantes hagan sus prácticas.

La idea surgió por necesidad cuando se inició la producción de los paneles solares hace cinco años. Según el gerente, Juan Álvarez, resultaba demorado probar el rendimiento de los paneles “porque no teníamos medidores de radiación solar y eran pruebas muy empíricas. Aunque dieron resultados, requeríamos datos precisos”.

Él recuerda que este requerimiento tomó impulso hace cuatro años cuando empezó a dar charlas sobre energía solar y paneles a los estudiantes de Arquitectura de las universidades del Azuay y Católica de Cuenca. “Se necesitaban datos técnicos para sustentar las explicaciones... Ellos tienen proyectos de casas ecológicas y son afines a usar esta tecnología”.

La construcción del laboratorio se inició hace dos años y han invertido USD 30 000 en infraestructura y equipamiento. En una semana culminará la instalación del software, que demandó otro desembolso de USD 4 500.

Con ese programa todos los datos migrarán al mismo tiempo y se dejará de hacer gráficos de forma individual como hasta ahora, dice el empresario. En la actualidad, el laboratorio tiene equipos de controles de temperatura, medidores de radiación solar, presión electrónica y caudal y climatizador para simular temperaturas de la Sierra, Costa y Amazonía.

Allí, se pueden realizar pruebas como medir la eficiencia o rendimiento de un panel solar por metro cuadrado, de acuerdo con la radiación solar del momento. También, comprobar los tipos de aislamientos térmicos, eficiencia de los termotanques, consumo de los productos eléctricos como duchas y termotanques, calentadores de paso, entre otros.

Álvarez dice que con este laboratorio, por ejemplo, pueden recomendar a los constructores, qué características de tubería debería poner para un proyecto. A más del mejoramiento de la calidad de sus productos, este espacio tiene otro objetivo: el uso de los estudiantes.

Cuando Álvarez inició hace 30 años la producción de sus duchas de la marca Termoplastic no tuvo quien le respalde o apadrine para canalizar sus ideas innovadoras y sobre la marcha fue aprendiendo. Él no quiere que les ocurra lo mismo a los jóvenes de colegios y universidades.

Hace dos semanas firmó un convenio con los representantes de la Universidad Católica de Cuenca. La intención es que los alumnos de ingeniería renovable puedan hacer sus prácticas en la empresa y compartir conocimientos. Con ellos, se cruzará la información que tiene la academia con la práctica de los productores.

Ese criterio es compartido por Oly Álvarez, directora de la Unidad de Postgrados de la Universidad Católica; ella explica que el espacio será usado por quienes participen en la maestría de energía renovable, que está en la fase de diseño y se prevé que se iniciará el 2017. “Al ser una empresa reconocida, buscamos tener este espacio para las prácticas y que los maestrantes se nutran de la experiencia de la empresa y que esta recibe el conocimiento de los docentes y maestrantes”.

Álvarez quiere ampliar su laboratorio y lo hará por etapas para hacer otras pruebas como la medición de la conducción térmica de materiales, eficiencia de receptores de calor y medir variables. “Cada vez queremos implementar más equipos”.

En la actualidad, esta empresa fabrica duchas eléctricas, paneles solares y termotanques. También, incursionó en la línea publicitaria y souvenirs para aprovechar las máquinas donde procesa el plástico. Allí, elabora reglas, llaveros, adornos de oficina… Según Juan Álvarez, brindan el servicio a las agencias publicitarias. Otra línea es la metalmecánica con trabajos para construcciones.

El 80% de su producción se concentra en los ítems de calentadores de agua. El 10% en plásticos y souvenirs y la diferencia en metalmecánica.

Álvarez, asegura que su empresa es líder en la línea de calentamiento para hogares, hoteles y piscinas, en el mercado de la Sierra. El 70% de su producción se comercializa en la Sierra norte y centro.