La lojana Diana Cango, de 19 años, y el azuayo Israel Marín, de 18, siguen electricidad en el Centro de Tecnología Industrial de la Politécnica Salesiana. Foto: Xavier Caivinagua /LÍDERES

La lojana Diana Cango, de 19 años, y el azuayo Israel Marín, de 18, siguen electricidad en el Centro de Tecnología Industrial de la Politécnica Salesiana. Foto: Xavier Caivinagua /LÍDERES

Giovanni Astudillo (i) 
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Empresas apoyan la carrera de 52 alumnos

5 de abril de 2016 16:31

En el Centro de Tecnología Industrial de la Universidad Politécnica Salesiana, en el sur de Cuenca, 26 personas estudian mecánica industrial y otras 26 aprenden electricidad con el apoyo de 12 empresas azuayas.

Son parte del proyecto Alianza para la Formación Profesional, que impulsa el Gobierno alemán y que tiene el respaldo de las cámaras de Industrias y Comercio Ecuatoriano-Alemana y de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca. Hoy iniciarán el segundo de los cinco semestres que deben cursar para lograr la certificación.

La formación dual consiste en combinar la teoría y la práctica a través del modelo ‘aprender haciendo’. Es decir, sus lugares de aprendizaje son los centros de capacitación y las empresas.

La intención es formar a profesionales que aprenderán lo que las industrias necesitan, señala la austriaca, Ingrid Portenkirchner, quien es representante de Formación Profesional de la Cámara alemana y asesora del Programa de Formación Dual.

Roberto Maldonado, presidente del Grupo Colineal, coincide con ese criterio. Según él, apoyaron esta iniciativa apadrinando a cuatro estudiantes, porque tienen buena experiencia al trabajar con personal que estudió y practicó a la vez. “Esta formación es beneficiosa para todos, porque las industrias tienen personal calificado y la gente accede a un trabajo”.

Colineal apoya este programa con otras empresas como Cartopel, Graiman, Fibroacero, Rialto, Plásticos Rival, Pasamanería Tosi, Cósmica, Induglob (Indurama), Continental Tire Andina, Inmeplast y Vías del Austro.

Según Portenkirchner, este programa dual se aplica en el Ecuador desde hace más de 25 años con la formación de tecnólogos en administración trilingües, que se realiza entre el Colegio Alemán y la Cámara alemana.

Y desde hace 10 años se aplica a nivel universitario con la Universidad de Cuenca y hay 150 egresados. En la actualidad, dice Portenkirchner, se implementan programas de formación técnica de acuerdo con las necesidades de las empresas ecuatorianas.

El proyecto también se realizó en Quito, Guayaquil y Manta con el apoyo de 35 firmas. En esta última urbe se dictó mecánica y operación de máquinas envasadoras y cerradoras para el sector atunero. En Guayaquil, la especialización giró en torno a la industria plástica y en Quito, en el desarrollo de software. Son 77 alumnos.

Portenkirchner señala que el éxito del programa se mide con la calidad de los profesionales en la ejecución de procesos. Además, tienen un indicador que mide cuántas empresas realizan una oferta de trabajo a los alumnos después de haberlos formado. “Los índices van entre el 80 y 90% en el Ecuador. En las negociaciones no siempre se concreta, pero eso depende de otros factores”.

La experta austriaca capacitó en Cuenca a inicios de este mes a los tutores de las empresas para garantizar la formación práctica. Ellos, a más de tener el conocimiento técnico, necesitan herramientas pedagógicas y didácticas para llegar a los estudiantes.

Este sistema dual se inició en Alemania y es el pilar de formación de la población para la industria, según Portenkirchner. “Más del 60% de los jóvenes pasan por la propuesta dual que ayuda a mantener la productividad y competitividad”. En Latinoamérica se aplica en México, Perú, Ecuador, Colombia, Chile, Argentina y Brasil, entre otros países.

Para Nelson Jara, coordinador del programa en Cuenca por la Politécnica Salesiana, durante el primer semestre se logró que los 52 alumnos tengan una formación básica, conocimiento tecnológico y una destreza inicial en el manejo de máquinas y herramientas, instalaciones eléctricas… En este ciclo, ellos ya estuvieron durante dos semanas en las industrias.

En el segundo semestre se ofertarán nueve asignaturas para mecánica y 10 para electricidad industrial. Entre otras, matemáticas, programación, seguridad industrial, ensamblado de equipos, montajes de redes eléctricas, inglés, programación, dibujo mecánico, fabricación de módulos.

Al final del ciclo, en agosto próximo, se realizarán prácticas durante dos semanas con 80 horas de trabajo en total. Desde el tercer ciclo, los alumnos asistirán tres días a la semana a las industrias y dos a la universidad durante 12 o 14 semanas. Posteriormente, estarán a tiempo completo en las fábricas.

Esa dinámica se mantendrá hasta el quinto semestre, que se cerrará con un examen final de certificación alemana y la presentación de un proyecto que será calificado por la universidad y que solucionará un problema puntual de las industrias que los apoyaron.

Esa formación atrajo a la lojana Diana Cango, de 19 años, quien estudia electricidad y fue escogida por Induglob. Ella quiere aprender de forma práctica para tener un buen empleo.