Cacao

La planta de Cofina está ubicada en el km 11 de la vía Durán -Tambo, en donde se producen semielaborados como licor de cacao, manteca y polvo de cacao. Foto: Gabriel Proaño para LÍDERES

Evelyn Tapia (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Aquí se abastece el gran cacaotero

29 de March de 2015 16:52

Todos los días llegan hasta Cofina, en el kilómetro 11 de la vía Durán-Tambo (Guayas), decenas de camiones llenos de granos de cacao desde poblados de Los Ríos, Guayas, El Oro, Esmeraldas, Sucumbíos. Son unas 70 toneladas diarias de las variedades nacional (conocido como cacao arriba), CCN-51 y Súper Árbol, cuenta Renato Proaño, coordinador de compras de la firma.

En los patios de Cofina, que según la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao tiene casi el 30% de participación en las exportaciones totales de semielaborados, se secan al sol los granos de cacao que emanan aromas florales, frutales y a especias.

Julio César Zambrano fundó Cofina en 1993 en la vía a Daule y cuenta que la iniciativa viene por una tradición cacaotera familiar.

“Mi papá, Luis Alberto Zambrano, se dedicó a esto durante 45 años y ahora con mi hijo Alberto, que trabaja conmigo, esta sería la tercera generación en el negocio”, cuenta el Gerente.

Viviana Zambrano, que tiene plantaciones en Vinces (Los Ríos), recuerda que su progenitor trabajó con el papá de Julio César Zambrano, como proveedor de cacao. “Ahora yo estoy trabajando con la segunda generación y me ha ido muy bien; les vendo 130 quintales semanales. Son una empresa muy seria”.

En la planta, los granos se convierten cada mes en 600 toneladas de semielaborados como torta de cacao, manteca de cacao, licor de cacao, polvo de cacao y polvo alcalino de cacao que serán utilizados en industrias productoras de chocolatería. El 95% de estos se exporta a EE.UU., España, Holanda y Suiza, cuenta Giovanni Del Pino, jefe de Procesos.

En el mercado nacional la demanda no es muy alta, cuenta, porque la industria nacional de chocolates no está tan desarrollada como en Europa.

Sin embargo, entre los principales clientes nacionales, Del Pino menciona a Inalecsa, La Fabril, Gustaff y Grupo Oriental. En esta última empresa se elaboran bebidas de chocolate con el producto de Cofina. “Elegimos trabajar con ellos por la calidad del cacao, por el servicio puntual y por los plazos de crédito que nos dan facilidades”, explica Melba Navas, asistente de compras de Oriental.

Desde los noventa, Cofina solo se dedicó a exportar grano y en el 2000 trasladó sus instalaciones a un terreno de 26 000 m2 en Durán (Guayas); hace seis años la firma incursionó en la producción de semielaborados.

“Tuvimos la visión dado el crecimiento de volumen de la producción de cacao sostenido que ha habido en el país, creímos que era hora de buscar dar un valor agregado”, explica Zambrano.

La planta de procesamiento para semielaborados cuenta con certificado de Buenas Prácticas de Manufactura y recibirá este mes la certificación Food Safety Management System (FSSC 22000), con lo que la empresa espera entrar con fuerza en las plantas europeas más exigentes.

El proceso de certificación FSSC 22000 duró un año, e implicó que las instalaciones respondan a las estrictas normas de calidad, inocuidad y seguridad alimentaria. En los laboratorios, por ejemplo, se realizan análisis físico-químicos y microbiológicos para evaluar que se cumplan los parámetros adecuados para exportación y venta local.

Otra de las fortalezas es la oferta de cacao orgánico. El 10% del total de cacao con el que trabajan viene de 17 000 hectáreas de plantaciones orgánicas; es decir, libres de químicos y pesticidas. El 90% restante es cacao regular.

A mediano plazo, Zambrano cuenta que la firma espera producir chocolates con marca propia y también, marcas blancas.

La empresa


Giovanni Del Pino, jefe de Procesos La empresa comenzó como exportadora y se fortaleció con el tiempo; recibimos cacao de todas partes del país. En el 2010 comenzó la planta para transformar el cacao, la mayor parte es para atender el mercado externo, sobre todo a Europa y EE.UU, aunque también tenemos clientes en México y Salvador y otros sitios. En Ecuador no hay mucha demanda, pero nuestros clientes son las principales fábricas productoras de chocolate.