Politécnica Salesiana

El profesor Santiago Pinos explicó la metodología de los programas que se dictan en la Politécnica Salesiana. Foto: Xavier Caivinagua / LÍDERES

Redacción Cuenca (I) 
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

17 empresas impulsan la formación dual

4 de octubre de 2015 16:32

La formación dual en mecánica industrial y electricidad industrial empezó en la capital azuaya, con el impulso de la Universidad Politécnica Salesiana y de las cámaras de Comercio e Industrias Ecuatoriana-Alemana y de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca. 70 estudiantes se capacitan desde el lunes pasado con clases teóricas y prácticas.

Son dos proyectos de formación continua del área de Vinculación con la Colectividad de la Politécnica Salesiana, que creó el Centro de Tecnología Industrial para manejar los programas.

En enero pasado, ambos gremios buscaron una institución educativa que cuente con la infraestructura necesaria, como laboratorios, profesores y talleres para iniciar la capacitación dual, que es un sistema alemán que tiene más de 200 años y que la Cámara alemana tiene experiencia, dice el director Ejecutivo de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca, Andrés Robalino.

Según él, es un sistema de formación práctica y teórica, y fue pensado con base en las necesidades productivas del Austro. Al inicio recibieron el apoyo de las empresas Continental Tire Andina e Induglob (que fabrica las marcas Indurama y Global) y, posteriormente, se sumaron otras 15. Estas 17 industrias recibirán a los estudiantes para que realicen las prácticas y aportarán con la mitad de la colegiatura. Se dedican a actividades como papel y cartón, cerámica, muebles madera y metal, alimentos, metalmecánica...

La capacitación está dividida en cinco semestres. Los dos primeros tendrán énfasis teórico con materias, laboratorio y talleres, y solo durante dos semanas por ciclo (80 horas en total) tendrán prácticas en las industrias. Las clases en la Universidad Politécnica serán desde las 16:00 hasta las 22:00, de lunes a viernes, y entre las 07:00 y las 13:00, los sábados.

Para el encargado del programa por parte de la Universidad, Nelson Jara, en el primer ciclo hay 12 materias como matemáticas, química, física, dibujo, entre otras, y en el segundo bajarán a 10.

En los últimos tres semestres habrá menos horas de las clases en la universidad y más prácticas en las fábricas. Durante las 18 primeras semanas tendrán clases teóricas los lunes y los martes.

El resto del tiempo, ellos acudirán a las industrias. Desde la semana 19 hasta la 21, estarán a tiempo completo en las empresas.

Para pasar cada asignatura deben obtener un puntaje de 70 sobre 100 y al final realizar un trabajo práctico vinculado con el programa y con las necesidades de la empresa. Además, que se aplique esa solución en la fábrica.

Según Robalino, la intención es que cuando finalice la capacitación los estudiantes se queden laborando en esas compañías. “Los industriales están invirtiendo en la capacitación para contar con personal calificado”.

Freddy Carpio, quien estudia electricidad industrial, dice que es una oportunidad para mejorar sus conocimientos y proyectar su carrera laboral. El perfil de los alumnos es heterogéneo: hay jóvenes recién graduados hasta personas con experiencia que tienen 45 años, y hay dos mujeres. El único requisito fue ser bachiller.

Robalino señala que durante la capacitación los estudiantes no tendrán una relación laboral con las compañías y, por ende, no percibirán un ingreso. Pero tendrán derecho a seguridad industrial.

A futuro, dice Robalino, se planifican otros programas de acuerdo con otras necesidades del sector industrial del Austro o de una actividad productiva en particular.