florícola Pacific Bouquet

La florícola Pacific Bouquet, en Tababela, optimizó los procesos de producción. Foto: Archivo / LÍDERES

Redacción Quito (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 20
No 0

Empresas toman medidas ante los riesgos del 2016

15 de noviembre de 2015 16:32

El panorama económico del 2016 se pinta retador para los sectores productivos. Los cálculos del Gobierno indican que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá 1%, pero organismos multilaterales como el Fondo Monetario son menos optimistas y calculan un crecimiento mínimo (0,1%) del PIB.

En esta coyuntura, los empresarios manejan una lista de posibles riesgos en la que se cuentan una contracción en el crédito, caída de las ventas, ajustes en el personal de las empresas, cambios en el giro del negocio, reestructuraciones internas, etc. Los consultados coinciden en que la incertidumbre que se inició este año se extenderá el siguiente.

Para Santiago Terán, director Corporativo Financiero y de Planeación de La Fabril, el 2016 se presenta desafiante. “El entorno macroeconómico del país nos induce a ser cautos en la administración de recursos”.

Este ejecutivo explica que es más caro producir localmente que importar desde países cuya moneda se ha devaluado; este efecto, en parte, se ha mitigado por las salvaguardas impuestas por el Gobierno. Por otro lado, dice, es más difícil colocar nuestros productos en mercados del exterior por la apreciación del dólar.

Ante este escenario esta empresa del sector agroindustrial toma medidas. “Estamos enfocándonos en priorizar negocios que tengan una alta rotación de capital de trabajo y nos permita ser más competitivos, de manera que podamos enfrentar un escenario de menor liquidez doméstica”. La Fabril también evalúa opciones de financiamiento en el exterior con bancos de primera línea, que puedan sustituir la menor oferta de opciones de financiamiento locales.

Terán añade que el plan de inversiones se ha moderado y se mantendrán las inversiones estratégicas como la siembra de palma aceitera, el desarrollo de nuevos productos más funcionales y la modernización de plantas.

La falta de liquidez es otro riesgo para las empresas, en especial para las pequeñas y medianas. Danilo Castro, propietario de Laboratorios Mollie, explica que la falta de dólares es el principal problema que enfrentan los negocios hoy en día. Por eso, esta pyme con base en Calacalí, al norte de Quito, dejó de pagar los sueldos por quincena y ahora los cancela al final de mes. “A mediados de mes tocaba pagar quincenas, aportes al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, cumplir con el Servicio de Rentas Internas, pagar un crédito, etc. Eso nos impactaba, por lo que decidimos hacer los ajustes”, explica este empresario.

Otra medida adoptada por Laboratorios Mollie, que elabora productos de belleza, fue reducir el inventario. Castro indica que la idea es que la producción esté lo más ajustada a la compra. “Antes, producíamos para ventas de dos meses, ahora lo hacemos solo para dos semanas. Este cambio nos ayuda a reducir ciertos gastos”.

Las alianzas internacionales son otra estrategia que aplican empresas nacionales. Industrias Ales, por ejemplo, firmó en días pasados un acuerdo con el Grupo Carozzi de Chile. Para Ales la meta de este convenio es expandir sus exportaciones.

Felipe Osorio, presidente ejecutivo de Industrias Ales, explica que con la alianza la empresa exportará a Chile cerca de USD 4 millones en los próximos 12 meses. Este ejecutivo considera que las exportaciones a países como Colombia, Perú, Chile, Argentina y Alemania continuarán creciendo. “Pero en el mercado local somos muy conservadores, no habrá un gran crecimiento”.

Un documento compartido por Corporación Favorita a los miembros de la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación (AEI) puntualiza una serie de sugerencias para el sector empresarial (ver los puntuales de la página 13).

Entre otros aspectos, el texto recomienda tener objetivos de largo plazo, mantener una actitud positiva, procurar el incremento de ventas en el mercado internacional, etc.

A Ecuador no le va bien en los índices de clima económico

El clima para los negocios en América Latina cayó en octubre a su peor nivel en casi siete años, ya que no era tan bajo desde enero del 2009, informó la semana pasada el centro privado de estudios económicos Fundación Getulio Vargas (FGV) de Brasil.

El llamado Índice de Clima Económico (ICE) de América Latina cayó desde 74 puntos en julio hasta 70 puntos en octubre, según el sondeo realizado trimestralmente por la FGV, en asociación con el Instituto de Estudios Económicos de la Universidad de Múnich y que el mes pasado consultó a unos 1 040 especialistas de 113 países.

El ambiente para los negocios en la región no era tan negativo desde que América Latina sintió los efectos de la crisis económica internacional del 2008.

El clima viene empeorando desde los 103 puntos que alcanzó en abril del 2013 y en los últimos 12 meses perdió 10 puntos, desde los 80 que tenía en octubre del 2014. Según el estudio, el indicador se mantuvo por debajo del promedio histórico para la región en los últimos 10 años (98 puntos), por décimo trimestre consecutivo.

La situación en la región refleja el empeoramiento del clima para los negocios a escala mundial, que también cayó en octubre, pese a que continúa en niveles favorables tanto para Estados Unidos como para los países de la Unión Europea, según el comunicado divulgado por la FGV.

La Fundación destacó principalmente la caída del índice en Brasil, país que entró en recesión este año y que, según las proyecciones de los economistas, puede sufrir una contracción del 3,10% en el 2015 y del 1,9% en el 2016.

El Índice de Clima Económico en Brasil cayó desde 111 puntos en abril del 2013 hasta 44 puntos en octubre de este año.

“Tan solo Chile y Argentina registraron mejoría en su índice con relación a julio, pero ambos continúan con el indicador en un nivel inferior al promedio y en la considerada fase desfavorable del ciclo económico”, afirma el estudio. Perú y Colombia, que estaban en la fase más favorable del ciclo económico, ahora están también en la fase desfavorable.

Perú se mantuvo como el país con mejor clima para los negocios en América Latina, pese a que su indicador cayó desde 119 puntos en julio hasta 97 puntos en octubre. En segundo lugar ahora aparece Paraguay, con 95 puntos frente a 99 de julio, y enseguida se ubican México (87), Colombia (86), Bolivia (80), Argentina (72), Chile (72) y Uruguay (66).

Los tres peores ubicados son Brasil, que con sus 44 puntos cayó al antepenúltimo lugar; Ecuador, que se mantuvo en penúltimo puesto con 40 puntos, por debajo de los 60 que tenía en julio, y Venezuela, que se mantiene desde hace varios meses en el último lugar con solo 20 puntos. EFE

La contracción del crédito encabeza la lista de inquietudes

Reds. Quito, Guayaquil, Cuenca (I)

La contracción del crédito es uno de los riesgos que más preocupan a los empresarios.

Roberto Mollison, representante de la hacienda cacaotera La Chola, en Santa Elena, menciona que para el 2016, las expectativas de automatizar procesos en el procesamiento del cacao con nueva maquinaria será un reto complicado.

Mollison indica que los costos de mano de obra en Ecuador hacen que el producto sea menos competitivo en el mercado internacional. “El costo de mano de obra se ha incrementado, pero no en el mismo nivel que la productividad. El costo de los insumos también crece, mientras los ingresos se mantienen”.

Otro aspecto en el que se enfocará esta empresa durante el 2016 es el incremento de la exportación. “Para tener más ingresos necesitamos ser más productivos, por lo tanto, mecanizar un poco más, aunque sin crédito será difícil, para sustituir mano de obra porque está muy cara y mejorar calidad”, indica.

Mauricio Marín, presidente de la exportadora de tilapia y camarón Maramar, cuenta también que le preocupa que los créditos estén contraídos. “Nos frena futuras inversiones”.

En esta empresa la estrategia para el 2016 es fortalecer sus ventas buscando nuevos mercados. Marín señala que los precios del producto se fijan mediante oferta y demanda, por lo que la empresa no puede esperanzarse en que los precios se mantengan altos siempre. En la actualidad, el principal destino de los productos de Maramar es EE.UU.

En el sector de la construcción también hay inquietud por el crédito. Joan Proaño, gerente de la promotora inmobiliaria Proaño Proaño, asegura que el financiamiento de parte de la banca privada ya está contraído.

El camino por el que apuesta Proaño es buscar más inversionistas para los proyectos. “Es una tarea titánica y genera reducción de la utilidad”. Otra medida es aumentar el porcentaje de canjes con los proveedores que entregan bienes o servicios a la empresa. El representante de la inmobiliaria -que para el 2016 planea arrancar un proyecto- sostiene que las medidas ayudan en la liquidez, pero reducen las ganancias.

Otra visión en el mismo sector de la construcción es la de Tommy Schwarzkopf, de la constructora Uribe & Schwarzkopf. Él reconoce que el 2016 será un año difícil y “por eso se necesita que los empresarios creamos en el país”.

La firma levantará seis proyectos de vivienda el año que viene. Entre esos se cuentan los proyectos Yoo (Quito y Cumbayá), en los que se invierten cerca de USD 90 millones y en que se esperan ventas por unos USD 100 millones. Schwarzkopf señala que el proyecto de Cumbayá ya está vendido por completo y que el de Quito tiene un 60% de ventas aseguradas. “El 2016 vamos a pasar con inversión de los socios y extranjera. Tenemos casi 43 años y hemos estado en crisis peores; esta la vamos a superar con trabajo en equipo y con seriedad”.

La florícola Pacific Bouquet, al oriente de Quito, enfrenta la caída de las exportaciones a Rusia y la saturación en el mercado de EE.UU. Sus directivos decidieron ser más eficientes en los procesos y vender productos con valor agregado, como buqués. La empresa cortó este año, en los meses regulares, 80 000 tallos semanales; con los nuevos procesos la florícola casi duplicó, al día de hoy, la cifra a 150 000 tallos por semana.

Otra acción planificada es diversificar la producción. La empresa cuencana Hipertronics, que fabrica los teléfonos con la marca Grün, ensamblará otros equipos como calentadores eléctricos de agua, dispositivos electrónicos para televisión, conexiones inalámbricas... Según el CEO de Hipertronics, Henry Aguilar, la normativa para el ensamblaje de celulares finaliza el 31 de diciembre y hasta que se renueve la empresa no puede planificar estrategias.