Pronaca se toma entre seis meses y dos años para desarrollar un producto. Una de sus plantas de desarrollo se encuentra en Pifo, al oriente de Quito. Foto: Archivo / LÍDERES
Redacción LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Las empresas nacionales recién están dando sus primeros pasos

En Ecuador la innovación en las empresas aún tiene camino por recorrer, según especialistas consultados. Sin embargo, existen compañías que sobresalen por la investigación y el desarrollo de nuevos productos de manera constante.

Pronaca, por ejemplo, se toma entre seis meses y dos años para desarrollar un nuevo producto. Su objetivo es lanzar al mercado entre 10 y 15 nuevos productos cada año. Para eso invierte alrededor de USD 1,5 millones anuales, solo para temas de innovación.

La firma de alimentos reconoce que el proceso de innovación en Ecuador, más que complicado, puede resultar lento debido a factores como la obtención del registro sanitario actual, que debe hacerse por producto y con largos procesos de evaluación. También menciona otras limitaciones como la falta de laboratorios de análisis calificados, así como la provisión de materiales, insumos, equipos y normativas. "Quizás el principal obstáculo a la innovación es, en muchos casos, la falta de visión y de compromiso con ella", sostiene la compañía.

¿Para innovar bastan las buenas ideas? Pronaca cree que la mejor idea no sirve de nada si no está acompañada de un plan que permita su ejecución. Además, la compañía sostiene que la innovación empieza conociendo al mercado. Por eso, toda compañía tiene que estar en capacidad de detectar oportunidades de mercado y contar con el impulso y los recursos necesarios para buscar soluciones y convertirlas en productos y servicios que satisfagan a sus clientes.

Pasteurizadora Quito también apuesta de forma constante por la investigación y desarrollo. La empresa presenta nuevos productos en promedio cada seis meses. Esto ha permitido consolidar la marca Vita, según explica el gerente de la compañía, Patricio Calderón.

Uno de los productos más recientes que desarrolló y lanzó al mercado Pasteurizadora Quito es la leche Vita D Niños, dirigida a los menores en edad escolar. Para Calderón, innovar en el Ecuador y en cualquier parte del mundo es un proceso muy complejo y costoso. "Esto parte de entender el comportamiento del mercado y las necesidades de los consumidores, así como de estar consciente de las fortalezas y debilidades que tiene cada productor".

El ejecutivo añade que el talento humano interno, la correcta interpretación de las necesidades de los consumidores, las facilidades de los equipos de fábrica y los recursos económicos para financiar los proyectos son los factores que permiten que una empresa sea innovadora.

Tomás Villón, decano de la Facultad de Ingenierías de la Universidad de las Américas, define a la innovación como una mejora continua por un afán de inventar artículos que suplen necesidades en mercados competitivos "Es el resultado del conocimiento y de la tecnología".

A criterio de Villón, en Ecuador no se agrega valor, porque las empresas se conforman con la venta directa de la materia prima; además, no hay los suficientes ingenieros, laboratorios, científicos… Este catedrático asegura que uno de los indicadores que miden el nivel de innovación en cualquier país es el número de patentes que se solicitan y se conceden.

El año pasado, en Ecuador se contabilizaron 489 solicitudes de patentes y este año, hasta octubre, la cifra se ubicó en 405. Juan Fernando Salazar, director nacional de Propiedad Industrial del Instituto Ecuatoriano de la Propiedad Intelectual (IEPI), comenta que cerca del 90% de las solicitudes que recibe el IEPI corresponde a empresas extranjeras con operaciones en Ecuador. Además, asegura que 9 de cada 10 solicitudes provienen de empresas del sector farmacéutico, seguidas de compañías de los sectores de ingeniería y agroquímico.

Salazar explica que en la solicitud y obtención de patentes existen mecanismos legales que no siempre se utilizan en el país. "Muchas veces el proceso dura entre 4 o 5 años, pero la ley ofrece mecanismos para acelerar el proceso y cumplirlo en un año. Si la empresa y sus abogados conocen los detalles pueden ganar tiempo". Como consecuencia se facilita el proceso de innovación.