placeholder
El balde de la camioneta Amarok se produce en Metaltronic. Esta última firma invirtió USD 500 000 para desarrollar esta línea de ensamblaje en sus instalaciones, ubicadas en Quito. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

El balde de la camioneta Amarok se produce en Metaltronic. Esta última firma invirtió USD 500 000 para desarrollar esta línea de ensamblaje en sus instalaciones, ubicadas en Quito. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

El ensamblaje de autos tiene nuevos actores

5 de septiembre de 2017 16:41

El ensamblaje de vehículos tiene nuevos actores. Desde el 2016, las empresas Fisum y Armacar se han sumado a la producción de automotores en el país. Con esta incorporación, se cuenta con cinco ensambladoras a escala nacional, según la Cámara de la Industria Automotriz del Ecuador (Cinae).

Los modelos a los que han apostado las nuevas empresas son la camioneta Amarok de Volkswagen y el SUV JAC S3 de JAC Motors, respectivamente.

Fisum inició con el ensamblaje de Amarok, a fines del 2016. Y tras las pruebas de rigor, este jueves, a las 19:30, se presentará esta camioneta producida totalmente en Ecuador.
El evento se realizará en Quorum, del Paseo San Francisco, en Cumbayá.

La meta inicial de esta firma es ensamblar 1 920 unidades al año. Para cumplir este objetivo se invirtieron aproximadamente USD 16,7 millones.

Los recursos se destinaron para adquirir nuevos equipos, diseños y construcciones. Esto permitió levantar instalaciones para las líneas de soldadura, pintura y ensamblaje.

El proceso de ensamblaje de este modelo se hace en la planta de Aymesa, ubicada en el sur de Quito. En toda esta cadena se contempla generar alrededor de 300 nuevas plazas directas. Es decir, se incluye a autopartistas, concesionarios y talleres de la red Volkswagen, Aymesa y otras empresas afines al proyecto.

Para la industria automotriz nacional, el ensamblaje de Amarok es considerado un hito no solo por las características del vehículo sino porque es la primera vez que la firma alemana emprende un proyecto de estas características en conjunto con un distribuidor local, informa Fisum.

Armacar, en cambio, presentó su proyecto para ensamblar el modelo SUV JAC S3, el pasado 7 de agosto. En este caso, la meta prevista es producir 500 unidades al año para el mercado local y se prevé, a largo plazo, iniciar la exportación de ese modelo.

Para producir este modelo en el país se realizará una inversión aproximada de USD 3 millones en maquinaria y tecnología de punta. El plan contempla, además, cerca de 200 plazas directas de trabajo en toda la cadena, como autopartistas, puntos de venta y talleres de la red de concesionarios, Aymesa y otras empresas afines.

El modelo SUV JAC S3 se ensamblará también en la planta de Aymesa. Se espera que en los próximos meses se presente el modelo hecho en Ecuador.

La incorporación de estos nuevos actores es una muestra de que el sector automotor está en fase de recuperación, tras el receso que tuvo la industria en el 2016, menciona David Molina, presidente de la Cinae.

Para este año, la Cinae espera que entre todas las ensambladoras que se encuentran operativas se produzcan alrededor de 40 000 unidades. Esta cifra representa un 33% más en relación con las 26 786 del año anterior. Pero la meta actual no se compara con la producción de los años anteriores.

Solo en el 2015, Molina refiere que para el mercado nacional se entregaron 49 000 automotores. En el 2014 fueron 62 000 y en el 2012, 80 000.

Esto muestra que la capacidad de las tres plantas ensambladoras del país no están operando en toda su capacidad. Por eso, las nuevas empresas han decidido usar la infraestructura ya existente para desarrollar la camioneta Amarok y el SUV JAC S3.

En total, en el país se producen 35 modelos de automotores. Las plantas donde se ensamblan estos funcionan en las ciudades de Quito y Ambato.

Actualmente, la venta de vehículos ensamblados en Ecuador representa un 43,3%. El resto son importados.

Para tener más presencia en el mercado nacional, Molina menciona que espera que el Gobierno brinde incentivos arancelarios para impulsar esta industria. Esto incluye reducir los tributos de partes y piezas automotrices importadas (CKD) para los vehículos que se ensamblan en el país.

Con esto se espera que la industria automotriz ecuatoriana sea más competitiva frente a marcas europeas, por ejemplo, que por el acuerdo que alcanzó Ecuador con la Unión Europea tienen beneficios y hacen que sus costos sean más asequibles para los consumidores finales.