placeholder
La multinacional japonesa presentó en Guayaquil su nueva oferta de soluciones de impresión y proyección para las empresas. Foto: Cortesía Epson

La multinacional japonesa presentó en Guayaquil su nueva oferta de soluciones de impresión y proyección para las empresas. Foto: Cortesía Epson

La impresión en hogar y oficina se tecnifica más

7 de noviembre de 2016 13:39

Sobre dos paredes blancas curvas, de más de 3 metros de alto y 5 metros de largo, dispuestas una frente a otra se proyectaron imágenes coloridas en alta definición.

La calidad de la imagen buscaba demostrar la nitidez visual de los videoproyectores de la multinacional japonesa Epson. La compañía mostró en Guayaquil sus nuevos videoproyectores y equipos de impresión durante el inicio de su Tour Epson Experience, en Guayaquil, la noche del 25 de octubre.

En Ecuador, la firma domina en el mercado de los equipos de impresión, con una participación en ventas que ha variado entre el 63% y el 65% en los últimos tres años, según la compañía. Ese predominio se ha acentuado con la oferta de versiones caseras de sus equipos de impresión y videoproyección.

En el 2015, por ejemplo, el equipo más vendido de la marca fue la impresora de tanque de tinta, bautizada EcoTank. Las ventas de la multinacional también se anclaron en oferta de los modelos para el hogar de sus videoproyectores, una opción frente a los televisores de pantalla plana de gran formato.

Karinna Riofrío, gerenta de ­Epson Ecuador, cuenta que pese al éxito de sus equipos para el hogar, la compañía no ha descuidado su oferta de soluciones para el ­sector corporativo.
Durante el evento, la multinacional mostró el desempeño de su línea de uso corporativo, con diferentes equipos y software. Una de esas soluciones es una impresora de etiquetas del tamaño de un equipo de impresión promedio para la oficina.

La máquina busca convertirse en una alternativa a las prensas que la industria gráfica utiliza para la impresión de miles de etiquetas. Según Riofrío, debido al pequeño tamaño, su equipo permite una personalización de la impresión de las etiquetas, lo que a su criterio resulta útil para pequeñas empresas o emprendimientos, que no requieren volúmenes grandes de distintivos.

Aunque no resulta una novedad en su oferta de equipos, la compañía también exhibió las ventajas del uso de su línea de impresión textil, o de sublimación de tinta. Más allá de la marca de los equipos, en Ecuador el proceso de impresión textil ha tenido aceptación como alternativa a la impresión tradicional.

La diseñadora gráfica quiteña Camila Burbano utiliza ese ­formato de impresión en muchas de sus creaciones, diseños textiles plasmados en sofás, cojines y prendas de vestir.

Burbano lidera el emprendimiento Insólito, que elabora diseños personalizados para espacios interiores. “En esa búsqueda de nuevas opciones me topé con la técnica de la sublimación para el diseño de superficies textiles”.

Dependiendo del tipo de equipos, las impresoras de sublimación de tinta pueden usarse sobre una variedad de superficies. Burbano explica que crea los diseños inspirada en fotos que toma previamente, y envía su trabajo a proveedores que se encargan del proceso de impresión.
En impresión textil, Epson ofrece la línea Surecolor, con equipos de diferentes tamaños y opciones de impresión. En su línea de videoproyectores, en su evento en Guayaquil mostró las particularidades de su proyector de alta gama de 25 000 lúmenes, destinado a nichos especializados.

La venta de impresoras en Ecuador tuvo un revés a inicios del 2015, cuando el Gobierno impuso salvaguardias a su importación. Estos equipos fueron gravados con una sobretasa del 40% desde marzo de ese año. Esa salvaguardia se redujo luego al 35%, y volvieron a reducirse desde octubre pasado, en un 5%.

La importación de estos equipos, vía terrestre, también está restringida. Además, desde octubre pasado, solo los importadores debidamente registrados pueden introducir impresoras a través de las fronteras terrestres. Para la gerenta de Epson en Ecuador, la reducción de la salvaguardia a las impresoras en un 5%, se verá reflejada positivamente en el precio de los equipos para los consumidores, en aproximadamente un mes.