placeholder

La escasez de seis alimentos supera los niveles del 60%

El índice de escasez de seis alimentos básicos superó el 60% en julio, según el Banco Central de Venezuela (BCV). La medición mensual del instituto emisor detalla que el aceite comestible de mezcla falta en 78% de los establecimientos comerciales, mientras que en julio del año pasado, faltaba en 68,7%.

Problemas con las importaciones de aceite crudo, además del rezago de precio del rubro que está regulado desde abril de 2011 ha generado que las empresas produzcan a pérdida. Los procesadores de grasas comestibles indican que los costos de producción han subido por el alza de mano de obra, fallas de envases y etiquetas e incremento de la materia prima importada, entre otros factores.

También están rezagados los precios del aceite de maíz y de girasol, que no han sido aumentados desde el 2011.

El informe del BCV señala que la escasez de azúcar refinada se situó en 66%, mientras que el año pasado en el mismo período estaba en 29,2%. Su consumo es de 1,2 millones de toneladas y la producción apenas alcanza para cubrir unas 500 000 toneladas, por lo que el déficit debe ser importado.

El otro rubro con escasez crítica es la leche en polvo, que está ausente en el 76,3% de los comercios visitados por los representantes del BCV. En julio del 2012, el producto fallaba en 39,5% de los locales. La industria láctea informó que las 14 000 toneladas que distribuye el Gobierno a través de la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas no son suficientes. Se requieren 6 000 toneladas adicionales.

El sector privado ordenó en agosto la importación de leche y espera que mejore el abastecimiento para el último trimestre. En julio del 2012, las fallas de leche líquida promediaban 32,1% ahora está en 71% y la escasez de harina de maíz también se incrementó en un año, al pasar de 27,3% la proporción de comercios que no tenían el producto en julio de 2012 a 62% al cierre de julio del 2013.

El consumo mensual de harina precocida está en más de 90 millones de kilogramos, y se ha reducido la producción de algunas pymes, otras operan a máxima capacidad, pero aun así no cubren la totalidad de la demanda.

El queso amarillo es otro de los alimentos con escasez por encima de 40%. Según el BCV, en 44% de los comercios visitados en julio no había el producto, mientras que el año pasado faltaba en 21,1% de los establecimientos. Además, la carne de res que llega a los centros de comercio no es suficiente.