placeholder
Leche cabra jabón

Foto tomada de www.cuidadodelapiel.com

Agencia EFE
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Escuela de ovejeros de México, del queso al jabón de leche de cabra

28 de marzo de 2015 14:12

 Con el propósito de aprovechar la mayor parte de los recursos que proporciona la ovicultura, un grupo de especialistas ayuda a campesinos del centro de México a desarrollar jabón de leche de cabra, un innovador proyecto para fortalecer el desarrollo sustentable de esta región.

La leche proveniente de la población mexicana de Río Frío, a 74 kilómetros al sureste de Ciudad de México, es procesada en un laboratorio de la localidad capitalina de Ajusco, bajo la asesoría del Instituto Politécnico Nacional.

"El jabón de leche de cabra tiene un emulsificante que es mucho mejor para dar suavidad a la piel", indicó a Efe José Héctor Peláez, de la Escuela de Ovejeros de Río Sucio.

El producto se obtiene con "lanolina que sale del lavado de la lana de las ovejas" y busca darle un valor agregado a la producción de los grupos de campesinos, añadió el integrante de la Fundación por el Desarrollo Regional y la Competitividad (Fundeco).

La distribución del jabón se hace, de momento, de manera segmentada y empezará a ser comercializado bajo la marca Ovelia en aproximadamente dos meses, indicó Eduardo Andrade, director corporativo de Iberdrola México, una de las compañías que patrocina el proyecto.

"La introducción al mercado se hará a través de spas y restaurantes y la idea es que a futuro el jabón lo desarrollen los propios campesinos", contó Andrade.

El proyecto piloto del jabón se gestó en la Escuela de Ovejeros de Río Sucio, que recibe apoyo del País Vasco y donde también se desarrollan productos sustentables como queso de cabra y artesanías con los que se busca frenar la migración de campesinos de la zona.

"Lo que se le propone a los campesinos es cambiar su modelo tradicional de producción, que se vuelvan empresarios, así como disminuir la migración, generar fuentes de empleo para que ellos no se vayan de sus comunidades", afirmó la doctora Alina Gómez, gerente de la Asociación de Productores de Ovinos de Leche.

En un principio las pruebas del proyecto se hicieron en la escuela, pero al ver frustrado el intento de conseguir una patente, que se les ofrecía por mucho dinero, se decidió aliarse con instituciones.

"Ahora nosotros enviamos la leche y ellos elaboran el producto", contó la gerente.

La decisión de trabajar con la cabra latxa, una raza del País Vasco, se tomó porque "es un modelo más rentable del que se pueden obtener diversos productos", agregó la representante.
Entre los quesos que producen con esta leche en la Escuela de Ovejeros de Río Sucio están los tipo machego, idizabal, azul y nazhi.

Los tres primeros se elaboraron con asesoría de productores españoles y el último a petición de los campesinos de tener un producto autóctono que tuviera incorporado chile mexicano.

Comprobar como la gente con un nivel académico básico está haciendo cosas un poco más técnicas es la mayor gratificación que tiene el veterinario de la escuela Arturo Arellano, quien es uno de los especialistas que da entrenamiento a los campesinos.

"Verlos implementar este modelo en sus rebaños y que una vez que vas después y ves que lo que tu les has enseñado lo están aplicando eso es lo que realmente vale la pena", indicó.

Contar con la escuela es también una oportunidad que se "esta dando a las comunidades para que tengan una fuente de empleo y aprender a gente que lo necesita en esta comunidad", concluyó Adelina Serón, una de las técnicas que desarrollan los quesos.

Iberdrola México
opera en México desde 1998 a través de las sociedades Iberdrola Generación México e Iberdrola Renovables México.

El año pasado la empresa anunció una inversión de 5 000 millones de dólares en el país latinoamericano hasta 2018 e informó de que disponía de una potencia operativa de más de 5.200 megavatios (MW) mediante centrales de ciclo combinado de gas y parques eólicos.