Las productoras de cinco comunidades se agruparon y ahora ofertan sus cosecha en el mercado La Hormiga, en el centro de Esmeraldas. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Las productoras de cinco comunidades se agruparon y ahora ofertan sus cosecha en el mercado La Hormiga, en el centro de Esmeraldas. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Marcel Bonilla (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 0

Un mercado comunitario toma fuerza

4 de julio de 2016 10:07

Dieciocho mujeres emprendedoras llevan adelante un proyecto de venta de productos orgánicos cultivados en sus fincas. Lo hacen desde hace ocho meses en Esmeraldas.

Con esta iniciativa apuntan al crecimiento del mercado comunitario La Hormiga. El espacio surgió como parte de una propuesta para el fortalecimiento de las iniciativas productivas con comunidades como Majua, Timbre, La Mina, Camarones y Zapallo, del cantón Esmeraldas.
 
Son diez puestos en los que venden desde naranjas, arasá, chocolate, mermeladas de mate, habas, aguacate, limón, guayabas, flores silvestres, vainitas... Los cultivos tradicionales como la chiyangua, el orégano y chirarán, utilizada en el tradicional tapa’o esmeraldeño, también se ofertan.

Yolanda Montaño es una de las clientes del mercado comunitario. Ella compra yuca, choclos, queso y huevos criollos, que son vendidos a bajo costo. “Son productos frescos y baratos porque no hay intermediarios”.

Uno de los propósitos de las emprendedoras fue terminar la relación con los intermediarios que pagaban bajos costos por su producción de plátano. Por eso se organizaron para montar el mercado comunitario y vender directamente al consumidor final.

Mariana Alvarado, de la comunidad Zapallo, lleva huevos criollos de su granja avícola y queso elaborado por ella. “A las personas que desean ingresar se les hace una entrevista para ver si son realmente productoras”.

Las mujeres se han preparado en mejorar las técnicas de atención al cliente y garantizar la calidad del producto con el manejo de empaques al vacío, que se aplica con el pescado, huevos y frutas seleccionadas como la guayaba.

En el mercado las mujeres se vuelven amigas de los clientes para recibir sugerencias.
Luz Elena Delgado, vocera de las emprendedoras, se dedica a la producción de flores tropicales que son vendidas en el mercado comunitario La Hormiga; también motiva a sus compañeras y las capacita en técnicas de ventas.

Todas manejan información sobre atención al cliente, mejoramiento de la presentación de los productos y la imagen que deben mostrar con emprendedoras.

En el local las identifica una camiseta y gorra de color blanco, y un delantal café; atuendo que usan para sus ventas y presentaciones cuando son invitadas a ferias para mostrar sus productos orgánicos.

La mantelería y las mesas que usan para exhibir sus productos han sido financiadas con un fondo de ahorro que mantienen las productoras, al que fortalecen todas semanas con el aporte de 1 USD por cada una de ellas.

A través de dos universidades de Esmeradas, Luis Vargas Torres y Universidad Católica, se impulsa a las iniciativas de negocios, de la que aspiran ser parte de la agrupación La Hormiga.
El vicerrector Académico de la Universidad Técnica Luis Vargas Torres, Félix Preciado, dice que buscarán acercamiento para ayudarles en asesoramiento y ampliación del mercado a las pequeñas productoras.

La Facultad de Ciencias Agropecuarias de la citada universidad aspira a organizar un plan de capacitaciones para el fortalecimiento de las buenas prácticas de cultivos e incrementar la producción y competir en el mercado.

Por ahora estas mujeres están superando los altos costos de trasladar su mercadería con la ayuda de cooperativas de transporte. Ellas aseguran que la movilización de productos se convierte en un limitante para avanzar.

El mercado funciona los fines de semana en los bajos del Fondo Populorum Progressio (FEPP), en el centro de la ciudad, que a más del espacio les ofrece ayudas técnicas para mejorar sus cultivos.

Xavier Quiñónez, técnico del FEPP, explica que el trabajo del fondo que representa implica asesoría y capacitación. Además se encargan de ayudar con los ciclos de siembra y corte para optimizar la productividad de los emprendimientos.