Universidad Católica de Esmeraldas

La feria de emprendimientos de la Universidad Católica de Esmeraldas es parte del proceso de vinculación con la comunidad. Foto: Marcel Bonilla / LÍDERES

Marcel Bonilla (I)
Redacción Esmeraldas
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

La iniciativa emprendedora se muestra a la colectividad

30 de agosto de 2015 15:18

Un grupo de 200 estudiantes de la Pontificia Universidad Católica, sede Esmeraldas (Pucese), presentó sus 21 iniciativas de negocios como parte del proceso de integración con la comunidad en la provincia.

A través de la Unidad de Emprendimientos se exhibieron proyectos en la III Feria de ideas de negocios, que se organiza desde hace tres años, con la participación de los universitarios.

Los estudiantes de la Escuela de Ingeniería en Sistemas mostraron un innovador método denominada Water Life, diseñado para controlar el abastecimiento de agua potable, aun cuando las personas no estén sus domicilios.

Piero Palacios, de la carrera de Ingeniería en Sistemas, quien es uno de los integrantes del proyecto, explica que el dispositivo se encarga de mostrar en la red de agua potable, cuando hay el servicio, y llena automáticamente los recipientes sin que se riegue.

Esta propuesta innovadora controla la cantidad de líquido, si se almacena en los aljibes (cisternas), y a través de una pequeña pantalla muestra los porcentajes de agua consumida. La instalación del sistema tiene un costo promedio de USD 100.

Por medio de las propuestas, los estudiantes deben determinar que el producto y/o servicio será competitivo para alcanzar una posición importante en su mercado. Además, deben explicar su motivación para impulsar el desarrollo de su idea y las tendencias positivas de crecimiento.

La institución de educación superior fomenta los emprendimientos en todas las carreras a través de una determinada materia, con el apoyo docente.

Desde esa óptica se trabajan las iniciativas y luego se seleccionan las mejores para ponerlas en los proyectos. Quienes ganen reciben apoyo técnico de la Universidad para fortalecerlos y participar en el banco de ideas.

Una de esas propuestas de negocios es Soproted, conformada por estudiantes, y que se dedica a la comercialización de servicios informáticos. También, una iniciativa para la elaboración de material didáctico para las escuelas se hace desde la Universidad con el apoyo de los profesores. “Las ideas surgieron tras darles la visión a los estudiantes”, expresa Roxana Benítez, de la Unidad de Emprendimiento de la Pucese.

Una de las propuestas que llamó la atención en la última feria realizada en la primera quincena de agosto fue el ‘Cuir de Poisson’, que implica la utilización de la piel de pescado para elaborar carteras, prendas de vestir y billeteras, luego de un proceso químico.

Morelia Prado, alumna de la carrera de Comercio Exterior, explica que con los huesos de pescado se elabora collares y aretes con las escamas. Su grupo ha recibido el apoyo de la Unidad de Emprendimiento sobre cómo elaborar un plan de negocios, cómo presentar el emprendimiento y exponerlo.

Por ahora, la producción de bolsos es mínima, porque se está vendiendo la idea entre personas interesadas para expandirse en el mercado en la ciudad y luego en el país. “La consistencia de los bolsos y demás accesorios de la piel de pescado es suave y no tiene ningún olor a marisco”, explica Gabriela Mera, proponente.

En este caso, los costos de producción son reducidos, porque la materia prima obtienen sin costo en el Puerto Artesanal Pesquero de Esmeraldas (Papes). Esta es una forma de utilizar una parte del pescado que no se desecha.

Esmey Hinojosa, que es parte del equipo, explica que para empezar el negocio se necesita un capital de USD 5 000, que puede ser obtenido a través de un crédito con la banca estatal, o ejecutarse con el apoyo directo de organizaciones no gubernamentales. El asesoramiento técnico lo entrega la Universidad.

Los estudiantes de la Escuela de Administración de Empresas que aprovecharon la cosecha de muyuyos (producto pegajoso) en la ciudad, propusieron la creación del Muyugel, que permite un mejor peinado. Sofía Ayoví fue una de las personas que probó la iniciativa de los estudiantes, utilizando el gel en su peinado.

“Estas ideas deben ser potenciadas con la entrega de capitales que fomente la creación de pequeñas microempresas, para empezar a conquistar los mercados”, señala. Para la estudiante María Dorado, estos emprendimientos son viables y con un poco de apoyo estarán en mercado local y nacional.

Los estudiantes desarrollan sus emprendimientos, tras la realización de encuestas en determinados sectores de la ciudad de Esmeraldas. Allí identifican las necesidades, luego se proponen alternativas que se plasma en proyectos y luego se ejecutan.

El proceso

El diagnóstico
. Los catedráticos analizan con los estudiantes las problemáticas de la ciudad para plantear soluciones. Por ejemplo, la inseguridad en las viviendas, en donde se trabaja en sistemas de alarmas controladas desde un ‘smartphone’.

La selección. En cada idea se califica el factor innovador, factibilidad de ejecución y potencial del mercado.