placeholder
José María Ruiz-Mateos

José María Ruiz-Mateos murió el pasado 7 de septiembre del 2015 a los 84 años en el sur de España. Foto: EFE

Agencia DPA
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Ruiz-Mateos, el polémico empresario de la abeja

13 de septiembre de 2015 12:33

El nombre de José María Ruiz-Mateos, muerto el pasado 7 de septiembre del 2015 a los 84 años en el sur de España, estará siempre asociado a una abeja en el imaginario colectivo del país. La figura del insecto era el logotipo de Rumasa, que a comienzos de los 80 era el mayor holding español, con más de 700 empresas y 65 000 empleados.

Nacido en 1931 en Rota (sur), Ruiz-Mateos pasó de ser un empresario modelo a protagonizar uno de los mayores escándalos empresariales en la historia del país y fue detenido y encarcelado en varias ocasiones, la última hace solo unos meses.

El gobierno socialista de Felipe González le expropió en 1983 Rumasa ante un agujero millonario en las cuentas del holding que lo había llevado al borde de la bancarrota. Ahí comenzó un largo litigio entre el empresario, que llegó a huir a Londres, y el Estado español.

Se disfrazó de Superman y de presidiario para protestar por la expropiación y llegó a intentar agredir al entonces ministro de Economía, Miguel Boyer, que fue quien condujo la expropiación del holding. "¡Que te pego, leche!", la frase que pronunció en el intento, pervive en el imaginario español desde entonces.

Entre las empresas del holding que le expropió el Estado estaban los míticos grandes almacenes Galerías Preciados, la famosa firma Loewe, algunos bancos como el Atlántico y una cadera hotelera.

En 1997 fue absuelto por sorpresa de falsedad y estafa en el caso de Rumasa. Ultracatólico -perteneció al Opus Dei-, tuvo 13 hijos con su esposa, Teresa Rivero, que al frente del madrileño Rayo Vallecano fue la primera mujer en presidir un club de fútbol de primera división cuando la nombró en 1994 el empresario, dueño del equipo. En los últimos tiempos, Rivero se había distanciado de su marido, después de que se difundiera que podía tener una hija ilegítima. El empresario, de hecho, vivía desde hace unos años sin apenas contacto con su familia, enfermo de Parkinson y con demencia senil.

A comienzos de la década de los 90 comenzó a reconstruir su imperio sobre numerosas empresas de alimentación, sobre todo, bajo el nombre de Nueva Rumasa. Entre 1989 y 1994 fue diputado del Parlamento Europeo, aupado en los comicios gracias a la popularidad mediática que le había granjeado su enfrentamiento con el gobierno socialista.

Su forma de actuar y los escándalos financieros lo convirtieron, sin embargo, en alguien poco querido entre la clase empresarial española. Destacadas personalidades como el presidente de la patronal CEOE, Joan Rosell, y el de la Cámara de Comercio española, José Luis Bonet, evitaron hacer balance de su figura y se limitaron a expresar el pésame a la familia
al ser preguntados por la prensa.

Los escándalos judiciales había vuelto a situar a Ruiz-Mateos en la palestra desde 2011, cuando la Justicia acusó a la familia de tener cuentas en Suiza y haber usado dinero de Nueva Rumasa para la capitalización de sociedades patrimoniales.

De todo un gran enredo financiero por el que actuaron los tribunales, uno de los temas que más repercusión mediática tuvo fue la emisión de pagarés con los que estafó a los inversores, a los que nunca llegó a pagar. Fue procesado por fraude. Este mes de junio volvió a entrar en prisión, aunque una semana después fue excarcelado por su estado de salud.

Desde mediados de agosto estaba hospitalizado en el Puerto de Santamaría (sur), tras sufrir una caída y fracturarse la cadera, de la que fue operado. Su estado de salud se complicó con una neumonía, a causa de la cual murió hoy. "Los pleitos continuarán porque la deuda sigue", dijo su ex abogado Joaquín Yvancos, que tras 30 años junto a la familia, dejó en 2011 su defensa y se sumó a las acciones penales por estafa y otros presuntos delitos.