placeholder
Mariano Rajoy repite sin cesar que la crisis se ha acabado, sin negar, no obstante, que el desempleo sigue siendo un punto negro. Foto: Cristina Quicler/ AFP

Mariano Rajoy repite sin cesar que la crisis se ha acabado, sin negar, no obstante, que el desempleo sigue siendo un punto negro. Foto: Cristina Quicler/ AFP

España no ha superado la crisis económica

4 de marzo de 2015 09:35

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, consideró este 4 de febrero que España no puede decir que la crisis se ha acabado mientras no reduzca un desempleo que alcanza al 23,7% de la población activa.

"El mayor problema (de España) es el desempleo", declaró Juncker en una entrevista que publica el diario El País, antes de la celebración de una cumbre en la tarde de este miércoles en Madrid entre Francia, España y Portugal sobre interconexiones energéticas.

"Con esas altas cifras de paro y de desempleo juvenil en España, aunque las cosas estén mejorando, no podemos decirle a la gente, ni a nosotros mismos, que la crisis se ha acabado. Lo honesto es decir que seguiremos con graves dificultades mientras el paro no baje a niveles normales", afirmó.

"Estamos en medio de la crisis: esto no ha terminado", insistió, en referencia a un país donde un joven de cada dos está desempleado, aunque la economía ha vuelto a la senda del crecimiento con una subida del PIB del 1,4% en 2014.

España, que se sumió en la recesión tras el estallido de la burbuja inmobiliaria a finales de 2008, debería crecer por encima del 2% en 2015. No obstante, concedió que "el Gobierno español ha reformado la economía. Ha tomado decisiones complicadas. Ha aprobado duras reformas estructurales, aunque podamos discutir su envergadura y ambición. Solucionó la crisis bancaria".

"Las reformas estructurales tardan en dar resultado", subrayó, invitando a los ciudadanos a tener paciencia. Las declaraciones de Juncker llegan cuando el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, está en plena campaña por su Partido Popular (derecha) en un año electoral muy cargado, en que podría perder la mayoría en legislativas previstas en noviembre o diciembre, amenazado por el partido antiliberal Podemos.

En este contexto, Rajoy repite sin cesar que la crisis se ha acabado, sin negar, no obstante, que el desempleo sigue siendo un punto negro. Juncker consideró, por otra parte, que formaciones como Podemos, aunque tengan el mérito de poner de relieve las dificultades sociales, analizándolas con "realismo", son "incapaces de cumplir sus promesas".