placeholder
Geovanny Maliza es el gerente de l Paradero Chaupi Uchu que abrió sus puertas en diciembre del 2016. Foto: Modesto Moreta / LÍDERES

Geovanny Maliza es el gerente de l Paradero Chaupi Uchu que abrió sus puertas en diciembre del 2016. Foto: Modesto Moreta / LÍDERES

La especialidad de casa, el borrego asado

16 de abril de 2018 07:48

Borrego asado, cuy y conejo al carbón, trucha y tilapia asada, al vapor o ahumada son parte de las opciones que ofrece a sus clientes en el Paradero Chaupi Uchu (interludio de una celebración o intermedio de ají).

El emprendimiento familiar ubicado en el kilómetro 18 de la vía Ambato-Guaranda, está en la parroquia indígena Pilahuín.

Este emprendimiento, donde se respira un ambiente de tranquilidad en medio de la naturaleza, abrió puertas en diciembre del 2016. Daniel y María Pandy, y Geovanny Maliza decidieron unirse en una sociedad para crear este restaurante construido con ladrillo visto y grandes ventanales. Está adornado con cuadros de aves.

La idea del proyecto es fomentar el turismo local y nacional en esta zona del cantón Ambato. La inversión inicial fue de USD 150 000: el 50% de los recursos fue de ahorros familiares y el resto lo consiguieron a través de un crédito en la cooperativa de ahorro y crédito Mushuc Runa.

Con los recursos adquirieron el terreno, levantaron la construcción y equiparon el restaurante y la cocina con acero inoxidable. Al momento cuatro personas trabajan en la preparación de los alimentos. Maliza viste un pantalón y camisa blanca y un poncho rojo que identifica a su pueblo Chibuleo. Él ofrece la gastronomía indígena a los turistas que recorren esta ruta que tiene importantes parajes como los nevados Chimborazo y Carihuairazo.

También iniciaron su proyecto de turismo comunitario que involucraría recorridos por la iglesia central del pueblo que es de piedra tallada y declarada como patrimonio nacional. También ofrecen la convivencia con las familias para que conozcan las tradiciones y costumbres para difundir las artesanías, la música, las celebraciones ancestrales como el Paukar Raymi, Inti Ramy y otros festejos.

Maliza cuenta que están a punto de abrir las cabañas para el alojamiento de los visitantes y un sendero ecológico denominado Paraíso Andino en la comunidad Pucará Grande.

Cuenta que en los primeros días que abrió el negocio ofrecían almuerzos y posteriormente los platos típicos. Dentro de su menú hay más de 10 platos y bebidas como la chicha de maíz, el borrego asado, truchas, caldo de gallina... Sus principales proveedores del cuy y los conejos son los vecinos del sector.

“La idea es que todos se benefician económicamente con la venta de las legumbres, hortalizas, los cuyes, los conejos, las truchas y las gallinas de campo”, dice Maliza.

En sus inicios las ventas no superaban los USD 100 semanales, pero en la actualidad facturan USD 300. La lista de comensales crece especialmente los fines de semana. Maliza cuenta que la especialidad de la casa es el borrego asado, el plato cuesta USD 6. También el cuy o conejo con papas y zarza de maní que cuesta entre USD 5 y 6 respectivamente.

Hay trucha y tilapia asada, hornada, frita y al vapor acompañado con papas fritas y ají rocoto. También se ofrecen desayunos y almuerzos. Que cuestan USD 2,50.

El mes pasado realizaron una nueva inversión de USD 10 000 para equipar y concluir la construcción de las dos cabañas para 15 personas. “Nuestra meta es presentar una nueva alternativa en turismo aprovechando los recursos y la belleza de la naturaleza que rodea a este comunidad que se levanta en las faldas del nevado Carihuairazo”.

Uno de sus socios es María Pandi. La matrona se encarga de la preparación de los platos fuertes y en atender las recepciones como matrimonios, cumpleaños y cualquier evento que pueden acoger en los 260 metros cuadrados de construcción con grandes ventanales. Maliza dice que esos son los cuadros vivos donde el turista puede mirar el paisaje.

Uno de sus clientes es Lorena Vargas. La comensal dice que la sazón de Chaupi Uchu es buena, especialmente en sus platos típicos. Por eso frecuenta con su familia este paradero localizado en la vía a Guaranda.

Datos
Este negocio  se fundó en diciembre del 2016. Es un negocio familiar y está integrado por tres socios. Al menos compran y venden 100 cuyes asados mensuales. Toda la materia prima es adquirida a las familias del sector.

Los turistas  también pueden tomarse fotografías en las áreas verdes con las alpacas que caminan libres en la zona. También conocer cómo se asan en el horno a leña los cuyes y los conejos.

Los clientes  vienen de Quito, Ambato, Latacunga, Guaranda, Babahoyo. Los fines de semana llegan de todo el país y también de Estados Unidos, Alemania, Francia...