Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Un estímulo para el espíritu empresarial

La Universidad Andina Simón Bolívar (UASB), sede Quito, en coordinación con la Universidad Icesi (Colombia), puso en marcha, del 18 al 20 de abril, el XXII Congreso Latinoamericano sobre Espíritu Empresarial ‘Más empresas, más empleo y menos pobreza’.

Enrique Ayala Mora, rector de la UASB, inauguró el evento con una frase que llamó la atención de los asistentes: “El espíritu empresarial de Simón Bolívar fue lo que lo impulsó a convertirse en el Gran Libertador de América”.

Más de 220 personas participaron de las conferencias magistrales, talleres y foros en los que intervinieron más de 30 conferencistas de 11 país. Ellos abordaron temas relacionados con el rol de la educación sobre emprendimiento en el siglo XXI, las transformaciones y la regeneración regional a través del espíritu empresarial, la enseñanza infantil, entre otros.

Rodrigo Varela, director del Centro de Desarrollo del Espíritu Empresarial de Icesi, destacó que el ‘espíritu’ del Congreso es “resignificar al emprendimiento, como el motor para el crecimiento económico de nuestras sociedades”.

Una de las conferencias magistrales estuvo a cargo Mark Weaver, presidente de la Association for SmallBusiness and Entrepreneurship de EE.UU. En su ponencia puso énfasis en el aumento de los emprendedores sociales y su papel global, en tiempos en los que los jóvenes buscan eliminar las diferencias de clases sociales.

Conocer las experiencias de emprendedores exitosos en el país fueron recetas de motivación para los asistentes, según Katty Cobo. Ella es una emprendedora ecuatoriana que participó en el Congreso, tras escuchar la historia de Roberto Maldonado, presidente de Colineal – Ecuador.

Maldonado, en su intervención, recalcó la necesidad de que un “empleado viva una crisis laboral”, para que se dé cuenta que puede iniciar su emprendimiento.

El ecuatoriano Lester López analizó el rol de la robótica educativa como estrategia de formación en la educación emprendedora. Una de sus conclusiones es que la creación de clubes tecnológicos, como los de robótica, motivan a los estudiantes a participar en eventos internacionales. “Esto combina la lúdica con el conocimiento y se convierte en un emprendimiento divertido y dinámico, para los alumnos que aprenden haciendo”.

Luis Ortiz, vocero de la corporación universitaria Minuto de Dios, en Medellín, Colombia, expuso sobre los aciertos de mirar al emprendimiento no solo como una forma de hacer empresas. Explicó que en aquel instituto se trabaja con emprendimientos principalmente culturales, de menores en situación de riesgo.

Azucena Palacios, rectora del Colegio Franz Schubert (Quito), mostró los resultados que se han logrado en esa institución educativa con la enseñanza de materias como talento humano, marketing, desarrollo empresarial, entre otras, que se imparten desde el primer año de educación básica. “Es necesario que los jóvenes tengan las herramientas necesarias para enfrentarse a la realidad”. Un criterio que lo compartió la investigadora colombiana Carmen Elisa Mateus.

La catedrática venezolana Leslie Borjas dijo que el emprendimiento corporativo es una herramienta para afrontar legislaciones que no permiten el crecimiento de las iniciativas de la empresa privada.