Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

La estrategia es regalar las fotocopias

cuando Fernando Landi instala el ‘banner’ de su negocio en el exterior de la fotocopiadora de la Facultad de Economía, de la Universidad de Cuenca, arriban más de 50 estudiantes.

Esto se debe a que Landi (24 años), a través de su firma Mas Media Copy Free regala las fotocopias a los estudiantes, porque en el reverso de la hoja vende espacios publicitarios a las compañías. Su facturación bordea los USD 250 al mes.

Así lo relata Gabriela Salcedo, quien es propietaria de ese centro de fotocopiado y recuerda que cuando Landi llega al local y pone el aviso de copias gratuitas, pasa de 100 a 1 000 unidades en una hora. “Es una opción que beneficia a los alumnos y a las empresas, para promocionar sus productos. Además, él nos paga por cada fotocopia y también nos conviene”.

La iniciativa surgió en mayo del año pasado, cuando este emprendedor identificó que el reverso de las fotocopias se desperdicia y encontró una oportunidad de negocio. De esta manera solicitó un crédito a la cooperativa JEP (Cuenca) por USD 1 500 y destinó el dinero para diseñar la web www.masmedia.ec

A través de este portal, los estudiantes se inscriben y reciben un código para acceder a las copias gratis. Esto solo sucede durante la campaña publicitaria que se mide en número de hojas.

Landi se contactó con las universidades: Cuenca, Católica y Sudamericana, para ingresar en las copiadoras de esas instituciones. La dinámica del negocio funciona así: Landi se comunica con empresas para que pauten en las hojas. Al cerrar el trato imprime el número de hojas requeridas y las lleva a las copiadoras con las que pactó previamente.

La directora de Innfondos de la incubadora de empresas Innpulsar, Ivonne Morales señala que este proyecto es innovador, porque las empresas llegan a su público objetivo, en este caso universitarios.

Daniela Álava es estudiante de Economía de la Universidad de Cuenca. Por una amiga se enteró de este servicio de copias gratis y se suscribió en el portal web. “Es un alivio que me regalen las copias, ya que mi presupuesto es limitado”.

Mientras Álava conversa, observa las copias que tienen, al reverso, una oferta de una empresa de telecomunicaciones.

A las empresas también les conviene, menciona Landi, porque los estudiantes no botan esas hojas, sino que estudian durante un semestre con ellas. “La marca llega en reiteradas ocasiones al consumidor y eso les interesa a las firmas”.

Para el consultor de marketing, Daniel González, la idea es buena, porque aunque los estudiantes universitarios tienen ingresos medios o bajos, su consumo es alto. Las firmas potenciales para este tipo de publicidad son de ropa, telecomunicaciones y tecnología. También entran los restaurantes, librerías, entre otras.

Landi es el único empleado de su firma, pero espera cambiar eso. Hasta el momento tiene dos clientes corporativos.