Un estudio de la OIT revela que cada año, en el mundo, 1,6 millones de enfermedades se atribuyen al trabajo.

Un estudio de la OIT revela que cada año, en el mundo, 1,6 millones de enfermedades se atribuyen al trabajo.

Carolina Enriquez
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

Cinco medidas para frenar el estrés laboral

8 de junio de 2016 10:43

Cinco medidas propone la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para palear el estrés laboral, considerado como un reto colectivo laboral.

Un estudio del organismo revela que cada año, en el mundo, 1,6 millones de enfermedades se atribuyen al trabajo. Las consecuencias del estrés están en la lista.

Atención constante de los trabajadores, prevención de afectaciones emocionales y físicas, inclusión en la toma de decisiones, gestión de la salud ocupacional y cultura organizativa son los ejes claves para combatir el estrés en las empresas según dice la OIT en una publicación de abril pasado.

El estrés se genera por las demandas dentro de una empresa sobre el trabajador. Las dos consecuencias inmediatas son el agotamiento y las actitudes defensivas. Ante ese escenario la persona prefiere ausentarse del trabajo, impactando en la productividad corporativa, o en los casos más complicados, llega al ‘burned out’ o fatiga crónica por trabajo.

Pablo Suasnavas, decano de la Facultad de Seguridad y Salud Ocupacional de la Universidad Sek, explica que del 100% de las enfermedades ocupacionales un 20 a 30% se producen por estrés. “Por ejemplo, hay dolor de cabeza, depresión, úlceras, trastornos psicosociales, etc. El 30% de la población que trabaja sufre estrés laboral”.

Suasnavas comparte las propuestas de la OIT para evitar este mal. Pero asegura que los departamentos de recursos humanos, junto con otras áreas de una empresa, tienen la tarea de generar propuestas reales de metas para evitar impactar en el entorno laboral de los trabajadores. “Por ejemplo, si se fijan de meta la venta de USD 15 000 por persona y solo es posible vender USD 5 000, la empresa debe analizar cuál es el escenario real del país y así conocer si es realmente factible cumplir”.

Este catedrático también cree que el liderazgo es un punto de quiebre para mejorar o empeorar las condiciones de trabajo. Un jefe que no se comunica puede generar un mal ambiente o transmitir sus problemas personales a sus subalternos.

La OIT también recomienda como método para evitar el estrés laboral las pausas diarias en las actividades. Por un lado, están las pausas activas, destinadas a las personas que realizan tares de oficina; mientras que para aquellos que hacen actividades mecánicas y físicas es necesario las pasivas, que permiten el descanso.

Expertos en recursos humanos como Daniel Dávalos, titular de la compañía Selecta, creen, que eso solo funciona como una paliativo y que es necesario atacar el mal en si. “El estrés tiene que ver por la falta de organización y exceso de trabajo. En ese caso hay que medir las tareas y darle a la gente la posibilidad de empoderamiento. Son necesarios, además, mejores hábitos para la salud”.

En empresas como Telefónica Ecuador los colaboradores sí cuentan con pausas activas, pero también consideran que al poner en marcha proyectos especiales el personal se reenfoca. Esto debido a que pueden aprender más y encuentran retos por cumplir.

Además, la empresa de telecomunicaciones cuenta con propuestas para dinamizar el ambiente de trabajo. En Guayaquil, por ejemplo, tiene el programa de cambio de espacios físicos. La idea es eliminar puestos fijos y que la gente pueda cambiarse de un lugar a otro si es que lo considera necesario y productivo.

Se trata de la sala de telepresencia inmersiva. Además de realizar el trabajo, el sitio permite que los trabajadores cuenten con áreas de entretenimiento, mesas de reuniones cómodas, etc. Todo esto permite el relacionamiento de los colaboradores de la firma y un mejor ambiente en la oficina.

En Corporación GPF, que cuenta con 4 830 colaboradores, también se invierte en iniciativas para reducir los niveles de estrés.

Para que estas personas articulen sus obligaciones con la vida laboral cuentan con horarios flexibles, que no implican menos horas sino mejor distribución.

De lunes a jueves el personal corporativo tiene un horario de 7:30 a 16:30 con 30 minutos de almuerzo. Esto hace posible que los viernes el horario de salida sea a las 14:00, facilitando así que ese tiempo lo puedan disponer para trámites personales. En los puntos de venta se facilita el cambio de turnos si el colaborador tiene alguna obligación personal.

Otros aspectos se centran en la definición de roles entre jefe y subalterno. Asimismo, existe remuneración variable con el fin de motivar a los colaboradores para que exista un mayor esfuerzo.

El lactario es otro de los programas que facilita el equilibrio entre el trabajo y las responsabilidades familiares. La empresa brinda un espacio cómodo y seguro para las madres en periodo de lactancia, En la actualidad 23 mujeres que trabajan en GPF hacen uso de este espacio.