placeholder
La violencia en las oficinas disminuye la felicidad e impacta directamente en la productividad de las empresas. Foto ilustración: Inimagine

Los firmantes pidieron aumento de salarios a "niveles dignos", fomento del espíritu emprendedor y lucha contra la desigualdad. Foto: Patricio Terán/ El Comercio

Europeos y latinoamericanos piden a líderes que garanticen empleo 'decente'

16 de marzo de 2015 10:22

Representantes de la sociedad civil europea y latinoamericana han solicitado a los jefes de Estado de ambas regiones que garanticen el acceso a un empleo "decente" con salarios "dignos" y apliquen políticas públicas para combatir la desigualdad, informó este 16 de marzo el Comité Económico y Social Europeo.

Éstas son algunas de las recomendaciones elaboradas por unos 120 representantes de la sociedad civil de ambos bloques, que se reunieron en Bruselas para preparar propuestas de cara a la cumbre que celebrará junio la Unión Europea (UE) con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en la capital belga.

El acceso a un empleo "decente" que garantice mayor seguridad de los trabajadores debe ser prioritario, señalaron los representantes de la sociedad civil en una declaración conjunta que el Comité Económico y Social Europeo dio a conocer. También solicitaron políticas públicas de empleo que ayuden a reducir desigualdades y la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Tras insistir en la necesidad de poner en marcha planes específicos para los sectores más vulnerables, los firmantes pidieron un aumento de salarios hasta "niveles dignos", el fomento del espíritu emprendedor y la lucha contra la desigualdad. En ese sentido, demandaron un sistema de protección social integrador en ámbitos como la alimentación, salud, atención sanitaria, pensiones, desempleo o la protección de la infancia.

Los representantes consideraron que una educación pública "gratuita, universal y de alta calidad" es fundamental para alcanzar la igualdad de oportunidades y reducir la pobreza. Por ello, demandaron que se fomenten los intercambios educativos y las prácticas orientadas a la inserción laboral, pues "los intercambios de conocimiento son clave para una mejor integración" entre las regiones.

Asimismo subrayaron la necesidad de fortalecer la Asociación Estratégica Birregional entre la Unión Europea y América Latina para "actuar conjuntamente a favor del desarrollo". "Los valores, las raíces históricas, la democracia compartida y los flujos migratorios" son los cimientos de una colaboración estratégica "que pocas otras áreas del mundo poseen y que sería lamentable desaprovechar", precisaron.

También incitaron a negociar acuerdos más concretos, viables y basados en una relación equitativa "con una mayor participación de la sociedad civil" entre los dos bloques. "Abogamos por estrechar los lazos comerciales y de inversión entre ambas regiones", señalaron.

En cuanto al cambio climático, los representantes exigieron "compromisos de adaptación o mitigación" para que todos los países sean capaces de contener el aumento de la temperatura global hasta un máximo de 2°C. "La transición a una economía con bajas emisiones de carbono constituye un factor importante para el desarrollo sostenible", añadieron tras pedir que el cambio climático se convierta en un elemento clave de la Asociación Estratégica UE-Celac. A su juicio, hace falta "establecer un marco normativo que favorezca la producción de energía limpia de forma descentralizada e independiente", así como desarrollar una política ambiental "para enfrentar las asimetrías entre países".

Avanzar en el desarrollo sostenible implica tanto inversiones públicas y privadas en educación, investigación, innovación o infraestructuras como una mejor distribución de la riqueza, dijeron.

Los firmantes calificaron la contratación pública como "vector" necesario para impulsar fines sociales y medioambientales, un empleo digno, servicios de calidad, eficiencia energética y protección del medio ambiente. Incentivar la transparencia de las contrataciones y combatir la corrupción son algunas de las metas que plantearon a los líderes europeos y latinoamericanos.

También demandaron a la UE que aumente los niveles de ayuda oficial al desarrollo, al tratarse de "un factor muy valioso para promover el progreso económico y sigue siendo una fuente importante de financiación".