placeholder
Leonardo Gómez / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Los eventos tienen un escenario colonial

La arquitectura colonial de las iglesias, conventos y plazas del Centró Histórico de Quito atrae cada vez más a los organizadores de eventos, convenciones, seminarios y encuentros internacionales.

Lugares como el Centro de Convenciones Eugenio Espejo, el Palacio de Cristal del parque Itchimbía, la Basílica del Voto Nacional, el Museo de la Ciudad y los conventos de San Francisco, San Agustín, Santo Domingo... son algunos de los espacios solicitados.

Esta tendencia tiene sus raíces en el 2000, con la restauración de los sitios patrimoniales y la recuperación de espacio público, explica Wilson Ruiz, responsable de Comunicación Interinstitucional de la Fundación Museos de la Ciudad.

Su afirmación se respalda en el ranking de las ciudades más solicitadas para organizar eventos en América Latina, elaborado por la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA). La entidad, en los últimos dos años, ubicó a Quito en el noveno lugar, compitiendo con ciudades como Buenos Aires, Río de Janeiro, Viña del Mar y Bogotá.

Según la ICCA, en el 2001, Quito fue sede de seis encuentros internacionales y de una decena en el 2005. En el 2010 cerró con 63 eventos organizados en sitios patrimoniales y 19 de estos fueron congresos internacionales en los cuales participaron 30 195 personas, generando ingresos por USD 29 677 080.

El año siguiente se organizaron 96 eventos, que contaron con la asistencia de 25 824 personas y dejaron ingresos por USD 35 668 273, según cifras del Buró de Convenciones e Incentivos de Quito.

Alquilar un espacio de este tipo puede costar entre USD 1 500 y 4 000, más IVA, y el organizador debe encargarse de proporcionar las mesas, sillas, catering, personal de servicio, equipos audiovisuales y de iluminación... En los centros de convenciones municipales cuentan con algunos de estos requerimientos.

Pero alquilar un sitio patrimonial tiene varias restricciones. La más importante tiene que ver con el consumo de alcohol y comida, explica Ana Mariño, asesora de Captación de Eventos del Buró. “Se puede consumir alcohol en los brindis y en cantidades limitadas, para evitar que se manchen las paredes, los pisos...”.

Otras restricciones, explica Sofía Sánchez, administradora del convento San Francisco, es ambientar el evento con música suave y no organizar fiestas o bailes. El alquiler de un espacio en San Francisco oscila entre USD 1 700 y 4 000. “Lo recaudado se utiliza para la restauración y mantenimiento de las salas”.

Tanto entidades del sector publico como empresas del sector privado tienen acceso a estos espacios, pero las primeras tienen un descuento del 30 al 50%.

Milila Granier de Kruczfeldc, presidenta de la Asociación de Damas Diplomáticas, organizó una cena de beneficencia en el Museo de Ciencias (MIC), el 21 de septiembre y cuenta que los resultados fueron tan positivos que el 17 de noviembre van a realizar el Bazar de las Naciones en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo y acudirán 23 embajadas. “Hay lugares hermosos en Quito que podemos aprovechar para que la gente conozca”.