Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 2

La excelencia es el objetivo de este modelo

La Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (EFQM por sus siglas en inglés) creó, en 1988, el Modelo de Calidad Europea EFQM; contó con la ayuda de la Organización Europea para la Calidad (EOQ) y de la Comisión Europea. Desde entonces, este modelo ha sido utilizado por empresas, instituciones, centros educativos... para aumentar su eficacia y eficiencia.

Desde este año, la fundación Codefe es representante en el país del modelo EFQM, que funciona también como una certificación de calidad. Codefe califica a empresas para que puedan brindar asesoría de calidad con el sello de EFQM. Además otorga las validaciones y los cursos. Así lo indica Carla Villena, presidenta de la fundación.

El propósito principal del modelo es proporcionar un marco de acciones para diagnóstico y evaluación del nivel de excelencia en las organizaciones. Este ya es utilizado en planteles educativos a escala nacional. Incluso en el enlace ciudadano 311, Augusto Espinosa, el entonces ministro coordinador de Conocimiento y Talento Humano, señaló al EFQM junto con el ISO, como uno de los certificaciones internacionales que servirán de medición en la implementación del Programa Nacional de Excelencia.

Este sistema resulta un eje transversal estratégico para las empresas. Su concepto fundamental es la autoevaluación que sirve para consolidar la calidad administrativa. Entre sus componentes están desarrollar alianzas, favorecer la creatividad y la innovación, gestionar por procesos y añadir valor para los clientes.

Úrsula El Hage es capacitadora licenciada del EFQM. Ella explica que se trata de un modelo no normativo, no prescriptivo, que se basa en un análisis detallado del funcionamiento del sistema de calidad en la gestión educativa o empresarial. Entre sus beneficios están -señala El Hage- disponer de un único lenguaje y modo de pensar sobre la organización, lo que facilita la eficaz comunicación de ideas dentro y fuera de la misma. También permite integrar las iniciativas existentes y planificadas, eliminar duplicidades e identificar carencias.

Este modelo ya está aplicando en 13 empresas afiliadas a la Asociación Ecuatoriana de Software (Aesoft). Antonio Sánchez, presidente del gremio, asegura que las firmas se certificaron gracias a un convenio entre el Ministerio de Productividad (Mipro) y la Aesoft. Se trata, en su mayoría, de pymes, como Carrasco & Asociados, Seteinfo e Insoft.

Sánchez afirma que los resultados dentro de estas organizaciones, en el período aproximado de un año, empiezan a visibilizarse. Se reflejan principalmente -dice- en el mejoramiento de los indicadores de ventas, gastos , servicio al cliente, entre otros.

Para el ejecutivo, es una ventaja para el sector que las 13 empresas afiliadas al Aesoft (de 150) apliquen este modelo. "Muchas de las firmas de un mismo sector comparten amenazas y debilidades en común, lo que permite hacer un diagnóstico global y mejorar el sector, compuesto por unas 600 empresas".