placeholder
Santiago Rodríguez durante una pasantía en Chile (izq.). Su participación en la Celaes 2017 (der.). Su graduación como subteniente junto a Rosalía Arteaga y sus padres, en 1997 (abajo). Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Santiago Rodríguez durante una pasantía en Chile (izq.). Su participación en la Celaes 2017 (der.). Su graduación como subteniente junto a Rosalía Arteaga y sus padres, en 1997 (abajo). Foto: Patricio Terán / LÍDERES

20 años dedicados a trabajar por la seguridad

4 de diciembre de 2017 15:36

Brindar seguridad,de diferentes maneras, es una tarea que Santiago Rodríguez asumió desde que era muy joven. Aunque al inicio lo hacía para entretenerse.

En la selección de fútbol del Colegio Militar Eloy Alfaro de Quito, donde estudió la secundaria, su rol era proteger el área aledaña al arco de los otros competidores.

Rodríguez jugaba en la posición de defensa. Para perfeccionar su técnica cada tarde, luego de clases, iba a los entrenamientos. La constancia permitió que se destaque como deportista, recuerda su amigo Mauricio de la Torre.

Esta actividad duró solo hasta que se acabó el colegio, en 1 993. Después se planteó nuevos objetivos relacionados también con la seguridad, pero esta vez del país.

Al concluir sus estudios secundarios, su propósito superaba la dimensión de una cancha deportiva. Tenía en la mente proteger el territorio ecuatoriano. Rodríguez, quien en diciembre cumplirá 42 años, se preparó durante cuatro años en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro (Esmil).

La disciplina, el respeto a la patria, la lealtad, la formación militar y otros valores impartidos en la secundaria lo motivaron a convertirse en oficial del Ejército. Con ello puso fin al anhelo de su padre, Manuel Rodríguez, de verlo convertido en un médico.

Mientras estuvo en las Fuerzas Armadas fue parte del grupo de caballería blindada, lo que despertó un interés particular por los caballos. Ahora en su oficina conserva figuras de corceles como elementos decorativos.

Una vez que se graduó, y luego de cuatro años de servicio como subteniente en Loja, en Riobamba y de conformar la escolta presidencial de Gustavo Noboa, se dio cuenta que gracias a la experiencia adquirida como militar se podía involucrar en otras áreas para brindar seguridad. Por esto decidió dejar el uniforme verde oliva.

Por referencia de sus compañeros empezó a colaborar con ArmorGroup, empresa encargada de brindar seguridad a zonas petroleras en Ecuador. Su primer trabajo fue como field security supervisor, pero su afán por seguirse preparando le permitió ascender.

Para mantener una comunicación fluida con sus jefes o compañeros extranjeros estudió inglés y, más adelante, complementó su formación con otras carreras afines a la seguridad.
Llegó a ocupar el cargo más alto que era field security manager.

En 2008 ArmorGroup se fusionó con G4S. Durante el cambio administrativo Rodríguez fue considerado, por su perfil, para trabajar como gerente corporativo de Seguridad en Transporte de Valores, lo que le permitió vincularse con la seguridad bancaria. En esta empresa trabajó tres años.

Después, en el 2011, se relacionó con Produbanco. Y, aunque el campo de aplicación de sus conocimientos era diferente, Rodríguez considera que lo aprendido le ha permitido implementar acciones para precautelar la integridad de las entidades financieras y sus clientes. En esta institución trabajó alrededor de cinco años.

Rafael Roca, presidente de Operaciones de Produbanco, recuerda que Rodríguez era constante y disciplinado. “Se preocupaba por cumplir con sus objetivos”.

Actualmente es parte del equipo de Banco Pichincha. También es presidente del Comité de Seguridad de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) y de la Federación Latinoamericana de Bancos Privados (Felaban).

En esta etapa ha participado en capacitaciones con expertos en seguridad de talla mundial como Antonio Ramos, especialista en ciberespionaje; o Dimitry Bestuzhev, director del Equipo Global de Investigación y Análisis de Kaspersky Lab en América Latina. Pero también se planteó metas. Estas se han cumplido debido a su persistencia que caracteriza a Rodríguez, refiere Bestuzhev.

Entre los objetivos alcanzados están el desarrollo de las Jornadas de Seguridad Bancaria en Ecuador, desde el 2013. En estos encuentros participan expositores internacionales que están a la vanguardia en el tema.

Este evento se lo hace cada año con el objetivo de a las personas relacionadas con el sector bancario en temas de seguridad. Pero en este 2017 hubo una excepción, porque se efectuó un evento de mayor trascendencia: el Congreso Latinoamericano Seguridad Bancaria (Celaes).
Fue la primera vez que la Celaes tuvo como sede Ecuador. Además, participaron unas 400 personas de distintos países.

Ahora este ejecutivo, quien dice no dejar nada al azar en ningún ámbito, tiene nuevos objetivos para seguir mitigando posibles riesgos. Para esto, él considera que la clave es planificar. “Así las personas están preparadas para afrontar cualquier escenario”.