Bruno Leone

Bruno Leone, presidente de la Cámara Nacional de Pesquería. Foto: Gabriel Proaño para LÍDERES

Evelyn Tapia (I) Redactora
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 1

La exportación de atún está afectada

13 de septiembre de 2015 15:04

Bruno Leone, empresario, asumió este mes la Presidencia de la Cámara Nacional de Pesquería. Con la caída de los precios del atún, que golpean al sector este año, el gremio se prepara para una reducción de capturas, por los efectos que traería el fenómeno de El Niño.

Se advierte de la llegada del Fenómeno de El Niño, luego de 18 años. ¿Qué efectos tendría en el sector pesquero? ¿Están preparados para enfrentar sus efectos?

En el Ecuador ya estamos atravesando un fenómeno de El Niño, aunque todavía no podemos saber su intensidad. El Gobierno ha hecho mucha obra de infraestructura y ha trabajado en zonas de inundación; definitivamente estamos mejor preparados en infraestructura que en otros años. Pero, puntualmente en el sector pesquero, en Ecuador el 80% de la pesca es de atún, una especie altamente migratoria cuyo nado es asociado con temperaturas y corrientes muy específicas. Entonces, cuando hay cambios como los que provoca el fenómeno de El Niño, este animal que es migratorio se va hacia otras latitudes, se redistribuye y cuando eso ocurre la pesca es malísima.

¿Ya se evidencia algún efecto en la pesca por El Niño?

Venimos sintiendo las bajas en capturas hace dos meses, es una reducción de un 60%. Este fenómeno es natural (El Niño); entendemos que los procesos se dan y tenemos que estar preparados cada cierto tiempo para estos ciclos. Lo que viene después de El Niño es una pesca abundante, porque el animal que no ha sido pescado se reproduce y se engorda. Con mucha oferta los precios pueden caer. Luego del fenómeno de 1997, hubo tanta pesca, que capturar una tonelada de atún era perder dinero, los precios cayeron de 800 dólares por tonelada a 380.

Los precios del atún han bajado. ¿Esta posible sobrepesca tendría más incidencia?

El año pasado en el Pacífico Occidental se produjo sobrepesca y hubo una caída de precios de unos 2 000 dólares por tonelada, a 850. La flota ecuatoriana estuvo operando por debajo de los costos de operación por meses, recientemente subieron y estamos en 1 500 dólares. Si no somos capaces de articular medidas de conservación pesquera para cuidar el recurso podemos causar de nuevo una sobrepesca. Esta es una actividad sustentable, renovable en cuanto y en tanto cuidemos los ciclos reproductivos, y en eso estamos. Este año se va a sentir una caída en las exportaciones producto de eso, por los precios.

¿Cuánto estiman que representaría esa caída en las exportaciones?

Calculamos que al final del año caerían un 28 o 30% las exportaciones. Del 2010 al 2011 tuvimos un crecimiento de 40%, pero el año pasado tuvimos un decrecimiento de 9% y en lo que va del 2015 tenemos un decrecimiento del 20%. Por la caída de los precios del petróleo se agrava la situación de la balanza comercial y todos los commodities están con problemas de baja de precios, hay una relación proporcional del precio del petróleo con el de los commodities: si el precio del petróleo sigue así, los de nuestros productos seguirán así. El Gobierno debe ver cómo apuntala estos sectores con incentivos, ver cómo disminuye el costo país de manera que las exportaciones no se vean más afectadas.

¿Cree que el Gobierno ha sabido leer de una manera apropiada la situación que atraviesan sectores como el pesquero?

El Gobierno ha tenido un modelo de desarrollo de mover la economía por la vía de una fuerte inversión pública. El promedio de gasto en inversión pública es del 4% del PIB en América Latina y el Ecuador maneja el 11 y 12%, eso ha representado dinero para la economía, para los contratistas, para los trabajadores, pero esa gasolina del motor se acabó y el Gobierno debe pensar en cambiar su modelo, para reemplazarlo por una fuerte inversión privada.

¿Considera que el Proyecto de Ley para las alianzas público -privada es una buena señal de un cambio de modelo?

Hay tres formas de traer dólares: por exportaciones, por endeudamiento y por inversiones. Se está haciendo este esfuerzo por el lado de la inversión, pero si eso no viene acompañado de un marco de confianza y certidumbre en el tiempo, entonces los resultados no serían los mejores. El Gobierno debe dar certidumbre, no dar un discurso hostil hacia la inversión y el empresario, eso está mal.

En cuanto a exportaciones, el sector del atún ha recibido incentivos como el ‘drawback simplificado’ que entró en vigencia en junio. ¿Esto les ha dejado resultados positivos?

Sí, con esos incentivos nos ha ido bien. Desde que perdimos la Atpdea (Ley de Preferencias Arancelarias Andinas), el Gobierno ha venido compensándonos con el abono tributario y ahora el ‘drawback’ también ha venido funcionando de manera positiva.

Los competidores asiáticos también han sacado ventaja. ¿Qué nos hace tan débiles?

Ellos tienen una política salarial diferente a la nuestra, el salario por hora de allá es menor que el nuestro. No nos oponemos al sueldo del trabajador ecuatoriano, pero este debe estar asociado con la productividad.

¿Qué le queda por hacer al sector privado para mantenerse a flote en un año difícil?

Estamos en una permanente búsqueda de mercado, en reingeniería interna para optimizar procesos de producción. Comprar un barco nuevo no es tan fácil, cuando salimos a pescar competimos con barcos muy modernos; entonces, nos toca buscar líneas de crédito para repotenciar las unidades productivas. Eso se puede hacer, pero en un ambiente de serenidad y confianza a largo plazo.

¿Qué mercados son los más importantes y cuáles mercados se podrían alcanzar?

El mercado norteamericano es importantísimo, tenemos dólar contra dólar y el mercado europeo que es el 58% de nuestras exportaciones, por eso necesitamos que se concrete el tratado comercial con la Unión Europea. En América del Sur, Venezuela era un gran consumidor de atún, pero como está en problemas las exportaciones han caído dramáticamente.

El Gobierno ha dejado claro que no es prioridad un acuerdo con EE.UU., más bien busca a Corea y Vietman. ¿Cómo califica esta política de comercio exterior?

Siempre es positivo tener acuerdos comerciales. Chile tiene 56 tratados y un mercado de
6 000 millones de personas. En el caso de Corea, la pesca no nos aporta a nosotros, porque ellos son pesqueros. ¿Por qué no hacerlo con nuestro principal socio comercial que es EE.UU.? Ahí creo que la política de comercio exterior todavía tiene mala nota en la libreta.

¿Cómo pinta el 2016 para el sector pesquero?

Hay muchos desafíos, es la fecha tope para que se concluya con el tratado con la Unión Europea. Ellos nos han extendido los beneficios del SGP hasta diciembre del 2016, por eso es clave que termine el proceso del acuerdo ese año. Si comienza a pasar el 2016 y el tema no camina, a los compradores les causaría incertidumbre y buscarán otros proveedores, además de los efectos por el fenómeno de El Niño que ya mencioné.

Experiencia gremial

En las cámaras
. Desde septiembre, el empresario asumió la Presidencia de la Cámara Nacional de Pesquería; en el 2011 ocupó la Vicepresidencia de ese gremio y en el 2010 fue vicepresidente del Comité Empresarial Ecuatoriano. También es primer director de la Cámara de Industrias de Guayaquil.

En el sector privado. Es ingeniero industrial de la Universidad Estatal, tiene estudios de Dirección Empresarial en el IDE Business School, preside la firma Servigrup, del sector pesquero.

En el sector público. En 1987 fue gerente regional del Banco Central del Ecuador. También ocupó la Gerencia de la AGD.