Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 0

El extracto de 16 frutas vitaminiza a este pyme

A inicios del 2010, la productora de pulpa de fruta Proesemica vendía cerca de USD 300 al mes. Hoy, las ventas están en cerca de los USD 20 000 mensuales; el crecimiento es notable en especial cuando en el segmento operan cerca de 50 firmas dedicadas al negocio, según los fundadores de Proesemica

María Elena Páez, gerenta del emprendimiento, comenta que la firma mejoró las ventas mediante una mezcla de estrategias que incluyeron visitas personales a hoteles, restaurantes y autoservicios.

Proesemica cuenta con registros sanitarios locales y está en proceso para obtener la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), de la aseguradora externa SGS.

La empresa se inició con la compra de una productora artesanal de pulpa. La inversión, dice Páez, fue de USD 20 000 que se obtuvieron de ahorros y de la venta de una empresa familiar, llamada Sepricarga.

El equipo se instaló en el sector de Las Casas, en el norte de Quito y se acondicionó una planta productora. Allí se instalaron cuartos fríos, marmitas para la pasteurización, despulpadoras y otros equipos para el proceso de las frutas. Páez cuenta que la marca Crisni, usada por el anterior dueño fue cedida y así comenzaron la producción con ese nombre.

Al principio el procesamiento de 500 kilogramos de pulpa demoraba seis horas. Hoy, por la eficiencia de los procesos y la compra de maquinaria, se tarda una hora y media. Con estas innovaciones se pueden producir 50 paquetes por minuto.

Un hecho importante fue el ingreso a los autoservicios. En noviembre del 2010, tuvieron un acercamiento con Mi Comisariato y desde esa época Proesemica comenzó a entregar su producto. Hoy, en Guayaquil, es proveedor en 15 locales de la cadena. También entrega en los Comisariatos del Ejército, Supermaxi y Megamaxi. Por su actividad, las ventas de Proesemica llegaron a los USD 245 000 el año anterior.

La calidad del producto y la persistencia, explica Páez, le permitió a esta empresa llegar a grandes clientes, como el caso del grupo Nirsa. Homero Sánchez, jefe de compras de víveres de Nirsa, comenta que tienen más de un año relación de negocios con Proesemica . “Estamos satisfechos con la calidad del producto y con el cumplimiento de los plazos”.

El control de procesos de la empresa se evidencia por la calidad de la pulpa que se entrega en el complejo turístico Royal Decameron Mompiche (Esmeraldas). Así opina Wilmer Lima gerente de Alimentos y bebidas del hotel. Él dice que las políticas de calidad, seguridad e higiene del hotel son elevados y Proesemica cumple con esos estándares.

La empresa elabora pulpas con 16 tipos de frutas. Las más demandadas por los clientes son las de guanábana, mora, maracuyá y naranjilla. Hay otras de limón, naranja o tomate de árbol. Al año, se procesan cerca 520 toneladas (t).

La empresa realizó una inversión de USD 250 000, en febrero del 2011, para adquirir una propiedad de 26 hectáreas en el noroccidente de Quito, en la parroquia Nono. Así constituyeron la empresa Finca Agroindustrial Saraisabel. Allí cultiva su propia materia prima a través de plantas orgánicas de mora, frutilla, uvilla, tomate de árbol, entre otras. También tiene proveedores de Los Ríos, el Oriente, Pichincha o Santa Elena.

En la actualidad, esta iniciativa suma 17 colaboradores en el área de planta y cinco en la administración. Entre las estrategias para promocionar sus productos está la participación en ferias. También realiza visitas empresariales a países como Chile e incluso Corea del Sur. Páez destaca el apoyo que recibe de la Cancillería del Ecuador y otras entidades de promoción de las exportaciones como ProEcuador. “Estamos listos para entrar en el segmento de exportación”.

Tags