Xavier Montero
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Las fallas eléctricas energizan al negocio

En 1976 existían al menos 120 talleres de reparación de electrodomésticos en Quito. Así lo recuerda Óscar Amagua, gerente de Sermatec, un centro de servicio de mantenimiento y reparación de artículos eléctricos que fundó en ese año.

La sede de este negocio está en la av. Napo y Upano, en el sur de Quito, y en este trabajan 16 personas. “Tras el ‘boom’ petrolero de 1970, los quiteños mejoraron sus ingresos económicos. La gente quería tener un televisor y un equipo de sonido en cada casa. Reparar electrodomésticos se proyectaba como un negocio próspero”, explica el Gerente.

Amagua añade que en su local se repara cada mes un promedio de 300 televisores, 200 equipos de sonido, 60 cámaras digitales… que llegan de las tres sucursales ubicadas en Quito. El costo de la reparación de una TV bordea desde los USD 35 hasta 150, dependiendo del daño.

Sermatec es uno de los 425 establecimientos en Quito que se dedican a la reparación y mantenimiento de aparatos electrónicos de uso doméstico. Esto, según datos del Censo Económico 2010 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). En Guayaquil se registraron 430 negocios del mismo tipo y a escala nacional se determinó la existencia de 2 040 locales similares.

Esteban Bonilla es uno de los 15 clientes, en promedio, que atiende Centronik; un local de reparación de artefactos electrónicos que funciona en el barrio San Juan, en el centro de Quito.

Bonilla recurrió al sitio para reparar su televisor. “Ya no quiso prenderse este aparato y me dicen que el daño se debe a una variación del voltaje”, explica.

Según los consultados, los clientes acuden, principalmente, con televisores, cámaras digitales y computadores portátiles que han sufrido algún tipo de avería.

En el primer caso, la afectación a las TV está relacionada por la variación de voltaje en el suministro eléctrico. La oscilación de electricidad va de 98 a los 117 voltios en el día. “De allí que las fuentes de energía estén entre los repuestos electrónicos que más se venden”, dice Luis Herrera, propietario del local Selectronic, que comercializa materiales eléctricos desde hace ocho años en su local, en la calle García Moreno y Carchi, centro de la capital.

En esta zona existen unos 25 locales de este tipo. Según Herrera, las ventas de repuestos para sistemas de audio se incrementan en enero, pues existe un aumento en los daños a equipos de sonido tras los festejos de Navidad y fin de año.

Asimismo, comenta que en septiembre se puede facturar hasta USD 1 600 en el mes, debido a la demanda de materiales eléctricos por parte de los estudiantes de carreras afines a la electrónica.

Luis Guambuguete, propietario del local Digi-Tech, ubicado en la av. 10 de Agosto e Ignacio San María (norte), y quien lleva 18 años involucrado con la reparación de aparatos eléctricos, cuenta que hasta hace 10 años la actualización de sus conocimientos se realizaba a través de revistas y cursos en Panamá. Allí se encuentran las matrices regionales de marcas como Sony, LG, Panasonic, General Electric, etc. Hoy, el manejo de Internet es vital para su negocio.

La atención a un cliente, dice Guambuguete, inicia con la evaluación previa del daño de su electrodoméstico para determinar algún tipo de falla del aparato. Luego se desarma el artefacto para determinar el daño exacto y se comunica al dueño el costo de la reparación. “Cuatro de cada 10 clientes reparan el artefacto. Los restantes prefieren comprar uno nuevo”.

El técnico demora de 24 a 76 horas en la reparación, dependiendo del abastecimiento local de los repuestos.

Óscar Amagua, de Sermatec explica que para mantenerse en el mercado logró una certificación de Sony, para brindar servicio técnico y garantía de la marca. Esta certificación se renueva cada año.