placeholder

Falta de norma afecta a la industria

Históricamente, las industrias han sido las más golpeadas por el crecimiento urbano y Quito no ha sido la excepción. La falta de planificación de los gobiernos locales ha provocado que las industrias, en poco tiempo, se vean rodeadas de asentamientos urbanos y obligadas a buscar nuevas ubicaciones.

Un plano de la ciudad, elaborado en conmemoración del centenario de la Batalla de Pichincha y que data de 1922, registraba las siguientes industrias: Cervecería Germánica, Cervecería Oriental, Molino El Retiro, Fábrica de Tejidos Palacios, Martinnaud Hermanos y otras industrias anónimas. Estas se ubicaron paralelamente al río Machángara, considerada en aquella época una "zona alejada" de la urbe. De este modo, se constituyeron en lo que sería el " primer frente pionero industrial", dice la arquitecta Alejandrina Villarroel, quien elaboró la tesis Ecología industrial en Quito.

"No había una lógica de planificación de la ciudad. La idea solo era estar lejos".

Pero la mano de obra que demandan las industrias producen, a la vez, un efecto de "acercamiento". Así nacen en Quito los llamados barrios obreros. Con ello, el espacio ocupado por la industria en poco tiempo quedó dentro de la urbe.

Además, aunque en 1942 se realizó el primer plan regulador para la ciudad, que ubicó a las industrias al sur, los reglamentos de zonificación y de uso de suelos recién se establecieron en 1967. Quito no se extendía más allá de la Villaflora, por lo que las fábricas fueron al sur (Turubamba) y al norte (El Inca). Pero la población creció y dejó, otra vez, a las industrias en mitad de la urbe. Villarroel dice que pese al crecimiento urbano, nunca se previó la creación de parques industriales sino hasta el 2008 (ver mapa).

Como parte de su investigación, Villarroel realizó un estudio en 130 empresas de la capital, a las cuales consultó, entre otros, si consideran que se debería manejar un proceso de reubicación de la zona industrial ante el crecimiento poblacional y de vivienda. Un 51% respondió que sí, siempre y cuando existan incentivos, que las nuevas áreas cuenten al menos con servicios básicos y garantías de que no se autorizará la construcción de vivienda en los alrededores. Un 45% dijo que no, por el elevado costo que esto implicaría y un 4% no respondió.

Eduardo Dousdebés, secretario metropolitano de Desarrollo y Productividad, dice que el plan municipal para los nuevos parques industriales incluye varios incentivos; entre ellos, seguridad en el uso de suelo por 99 años. Indicó que el Municipio trabaja en garantizar servicios básicos y líneas de crédito potentes para lo cual buscarán apoyo gubernamental. Villarroel propone "ecoparques industriales", que integren el tema ambiental y de cooperación entre firmas para el tratamiento de desechos, lo cual reduce costos y emisiones, por ejemplo.