Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 2

La familia se ocupa menos de lavar la ropa

Encargar el lavado de ropa a negocios especializados es una tendencia en los hogares del país. Los precios accesibles y el ahorro de tiempo de los usuarios son los principales motivos para el crecimiento del segmento. Los dueños de lavanderías dicen que el lavado en seco aún no está masificado debido a que tiene mayores costos y es requerido por las familias de clase media y media alta, pero crece.

La información del último Censo Económico del 2010, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), establece que existen 1 770 establecimientos de lavado, limpieza en seco, secado, planchado... en el país.

Según el INEC, la mayoría de los establecimientos se concentra en Pichincha (603), Guayas (527) y Azuay (114) y la actividad generaría ingresos totales por cerca de USD 9 millones al año.

El crecimiento de este sector se aprecia en urbes como Machala (El Oro). Para María Victoria Sarango, propietaria de Lavacleaner (en el centro de esa ciudad), la demanda crece por la necesidad de las familias de ahorrar tiempo en las tareas domésticas y cuidar la ropa de marca.

No obstante, indica Sarango, los negocios que permanecen son los que ofrecen precios competitivos y calidad. Lavacleaner comenzó con dos máquinas de lavar hace cinco años y hoy cuenta con 10, distribuidas en dos locales. La empresa tuvo una inversión de cerca de USD 15 000. “Es un negocio familiar, en donde trabajamos seis personas. En un buen mes se puede facturar hasta USD 2 500”.

En Lavacleaner también se realiza lavado en seco en una proporción del 10% de todos los servicios que ofrece.

Pero en ciudades como Guayaquil, la demanda por lavado en agua y en seco crece. En la Lavandería Selecta, ubicada en el norte de la ciudad, el 60% del servicio de lavado corresponde al rubro en seco, según Ximena Nieto, propietaria del establecimiento. “La clase media demanda más estos servicios. Ahora es más común que los padres trabajen y tengan menos tiempo para estas labores”.

Sin embargo, Nieto asegura que la competencia en los últimos 10 años se ha incrementado y por eso ofrecen precios competitivos. Hay prendas que se lavan en seco con precios desde USD 3.

Algunos de los desafíos que enfrentan estos negocios están en la calidad y el costo del agua. Así lo comenta Lilian Lam, propietaria de la lavandería Plus, ubicada en Machala. “Muchas veces he tenido que reportar directamente el problema de aguas turbias, que incluso han dañado la ropa de nuestros clientes”.

Para Lam, en ciertos meses, la planilla de agua pasa los USD 120, pero con un líquido de mala calidad. Pese a esto, el negocio tiene ocho años y el costo del lavado en agua llega a los USD 0,40 por cada libra. En el negocio se ofrece el servicio de lavado, secado y planchado. “Tenemos otros proyectos para expandir este negocio, como el lavado en seco”.