placeholder
Grace Logroño se encarga personalmente de la producción de maní de sal, habas fritas, entre otros bocaditos. Foto; Armando Prado / LÍDERES

Grace Logroño se encarga personalmente de la producción de maní de sal, habas fritas, entre otros bocaditos. Foto; Armando Prado / LÍDERES

Una familia que vende bocaditos típicos por el país

28 de marzo de 2018 08:07

Era 1 990 y Elena Jiménez buscaba una manera para ganarse la vida. Así fue como nació Productos Grays, un negocio que elabora bocaditos con granos y otros productos tradicionales.

Maní de sal, habas fritas y ajonjolí son algunos de los productos que el negocio comercializó desde sus inicios. Grace Logroño, gerente e hija de la fundadora, dice que iniciaron vendiendo a una bodega que luego se convirtió en un supermercado.

Hace cinco años su madre, por problemas de salud, se retiró del negocio y se fue a vivir a Ventanas (Los Ríos), donde su abuela tiene una finca. La plantación provee a este negocio de todos los insumos que requieren para la fabricación.

Grace se encarga ahora de las operaciones del emprendimiento. De hecho, Productos Grays tiene ese nombre en su honor.

Se trata de una iniciativa familiar. Su padre y su hermano menor, Eduardo y Diego Logroño, también colaboran.

Al inicio, Elena era quien se encargaba de la producción, pero ahora, además de su familia, el negocio tiene cuatro colaboradores. “Todos nos ayudamos mutuamente. Me siento orgullosa porque mi hermano, que solo tiene 16 años, ha adquirido responsabilidades y me ayuda mucho. El personal, además, recibe capacitación”, detalla la gerenta.

El emprendimiento arrancó con tres productos. Luego fue incrementando con habas de dulce y maní con ajonjolí blanco; ahora espera ampliar su oferta con fruta deshidratada o seca y para ello están sacando registro sanitario.

El año pasado, tras incorporarse al Programa de empresas solidarias e innovadoras de ConQuito, desarrolló un nuevo producto. “Es un ‘snack’ para deportistas. Se trata de una bolitas rellenas de chía y encapsuladas por un recubrimiento de higo. En algunas también hemos hecho una cobertura de chocolate negro. Además, les incorporamos ajonjolí”.
Estos productos son ideales para quienes necesitan mantenerse activos durante el día o para quienes realizan actividades atléticas.

“Elaboramos todos los productos tradicionales de manera artesanal. El maní, por ejemplo, lo tostamos; las habas sí las freímos y las de dulce contienen panela. Son productos saludables, con un toque diferente, pero que son propios de nuestra cultura gastronómica”, manifiesta Grace.

Según ConQuito, este negocio se destaca porque practica los principios de la economía popular y solidaria. Lo cataloga como socialmente responsable.

Productos Grays se comercializan en Quito y otras ciudades del país. Actualmente, la oferta de este negocio se encuentra en Baños, Quevedo, Babahoyo, Latacunga, Ambato, Ibarra, Cayambe, etc.

Los ‘snacks’ han llegado también fuera del continente. En el yate Darwin, que navega por Galápagos, también se los ofrece.

Juana Armijos, administradora de este navío, indicó que conoció del emprendimiento por una entrevista de radio. Ahora llevan fundas grandes de maní para que consuman los turistas; lo compran debido a su calidad.

La familia Logroño busca que su negocio siga creciendo. Espera seguir capacitándose para ofrece a sus clientes un trato óptimo y aumentar su línea.

La idea, además, es que más personas conozcan que estos productos buscan resaltar alimentos propios del territorio nacional.

Más datos

La gerente. Grace Logroño es ingeniera en finanzas y auditoría. Al entrar al programa Pesi, de ConQuito, logró desarrollar una estrategia de marketing y ventas. Previo a ello la situación de comercialización era complicada.

Premio. Productos Grays hizo una prueba en Quicentro Sur por dos días el año pasado. La sorpresa fue que el público compró gran cantidad de la oferta: 300 fundas. El negocio ganó el premio Testing Lab de ConQuito y ganaron la permanencia por seis meses en una isla del centro comercial.