placeholder
El pescado es el alimento con mejor perfil de aminoácidos, aceites grasos y minerales, según al FAO

El pescado es el alimento con mejor perfil de aminoácidos, aceites grasos y minerales, según al FAO

FAO pide fomentar consumo de pescado para enfrentar el hambre en Centroamérica

19 de mayo de 2015 15:58

El pescado, por su alto valor nutritivo, puede ayudar a enfrentar el "grave" problema del hambre que aqueja a cerca de 14 millones de personas en parte de América Central, dijo este martes (19 de mayo) en Panamá la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

"Los productos del mar son productos de muy alta calidad nutricional y se constituyen como una alternativa en países donde enfrentamos graves problemas alimenticios", apuntó el coordinador subregional de FAO, Ignacio Rivera, en un taller sobre pesca artesanal y acuicultura que se celebró la mañana de este martes, en la capital panameña.

El problema es que en América Central, a pesar de ser una región rodeada de océanos, el consumo de pescado es bastante deficitario y se aleja de la media mundial, que ha crecido en la última década motivado principalmente por el incremento de la oferta pesquera, el aumento de la población y del poder adquisitivo de la misma, y la expansión de los canales de distribución del pescado.

Según la FAO, en el año 2000 se consumía al año una media de 17 kilogramos de pescado por persona. En el año 2012, la cifra asciende hasta los 19,2 kilos. En la región, apuntó Rivera, "solamente Panamá, con 23 kilos de consumo per cápita, supera el consumo per cápita mundial". Le sigue Costa Rica con 12,3 kilos de pescado al año. "El resto de países de América Central  presentan indicadores de consumo muy inferiores, que se sitúan en el rango de entre los 1,7 kilos y los 7 kilos por persona al año", añadió el representante del organismo internacional.

Los países que enfrentan mayores retos en materia de seguridad alimenticia son, según el organismo internacional, Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. Expertos de 11 países de la región se reúnen hasta el miércoles 20 de mayo en la capital panameña para buscar fórmulas que aumenten la ingesta de pescado y mejoren la confianza del consumidor en la pesca artesanal y la acuicultura de pequeña escala.

El taller, que forma parte del programa 'Mesoamérica sin hambre' y lleva por título 'Consumo de pescado en Mesoamérica: Las perspectivas para aumentar su contribución a la nutrición de la población', fue organizado por la FAO y el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA).

"Sabemos que la pesca representa una contribución económica importante para los países de Mesoamérica, el actual reto es cómo lograr que la pesca artesanal y la acuicultura contribuyan a mejorar la seguridad alimentaria de los sectores más vulnerables de la población", indicó el director de OIRSA, Laureano Figueroa. 

"Es el alimento con mejor perfil de aminoácidos, aceites grasos y minerales, nutrientes indispensables en cualquier momento de la vida humana", añadió el representante de la FAO.

La pesca artesanal se enfrenta a riesgos importantes como la marginalidad social, la sobreexplotación, la contaminación de los océanos, el mal uso de desechos en espacios urbanos y el cambio climático, apuntó Rivera.

También hay que tener presente al pez tigre, según la FAO, una especie depredadora que representa un peligro para la biodiversidad marina y que se alimenta de peces, langostas y crustáceos juveniles, entre otras cosas. Según datos del organismo internacional, 540 millones de personas viven de la pesca artesanal en el mundo, lo que representa cerca del 8% de la población mundial.