Medicamentos

Entre enero y agosto del 2015 los laboratorios farmacéuticos vendieron 56 millones de medicamentos. Archivo LÍDERES

Washington Paspuel
(I) redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 0

Las farmacéuticas crecen despacio

24 de enero de 2016 16:50

La industria farmacéutica ecuatoriana, concentrada en un puñado de actores, crece a un ritmo pausado pero constante, con ventas de los laboratorios orientadas principalmente a abastecer los requerimientos del sector de la salud pública.

El pastel del mercado local lo comparten alrededor de 81 laboratorios farmacéuticos, pero el grueso de la fabricación y la comercialización de medicamentos hasta el 2014 estaba concentrado en cinco compañías.

El estudio ‘Industria Farmacéutica’, presentado en noviembre del 2015 por la Espae Graduate School of Management de la Escuela Politécnica del Litoral, basado a su vez en cifras del sector y entrevistas con actores del sector, señala que este movió en el año 2014 unos USD
1 300 millones. De este monto, USD 1 000 millones provinieron de ventas de medicamentos recetados por profesionales de la salud y de la venta regulada (bajo prescripción médica). El resto provino de la venta libre (sin receta), y de leches especiales.

La industria farmacéutica ecuatoriana exhibe cifras dispares sobre su desempeño en la economía del país en los últimos tres años. Mientras las ventas de los laboratorios locales en el mercado privado (lo que no se vendió al sector estatal) crecieron, al pasar de USD 164 millones en el 2012 a USD 203 millones los primeros ocho meses del 2015, su participación de mercado se redujo, del 28% al 25%, en los últimos tres años.

Aunque se trata de una industria relativamente pequeña en relación con su aporte al Producto Interno Bruto (PIB) del país y con una producción concentrada principalmente en la fabricación de medicamentos genéricos, los laboratorios no han dejado de invertir en tecnología.

Una de las inversiones más recientes la concretó la firma Acromax, uno de los laboratorios farmacéuticos más grandes del país por volumen de producción y de ingresos. En el 2014 la compañía destinó USD 4 millones en la adquisición de maquinaria, un monto que representó el 50% de los USD 8 millones que invirtió en tecnología y modernización desde el 2010. Martín Cereijo, gerente de la firma, señala que las inversiones en investigación y desarrollo
son fundamentales para mantener una participación activa en el mercado farmacéutico.

Esta compañía, cuya planta se ubica en la vía a Daule, al norte de Guayaquil, reportó ventas por USD 70,2 millones en 2014, según datos de la Superintendencia de Compañías. Con las inversiones efectuadas, Acromax incrementó su producción un 28% en 2014, con relación con el 2013. Sus inversiones se relacionaron con la compra de equipos de cromatografía líquida, para el análisis de control de calidad, y la adquisición de equipos para la revisión de ampollas mediante el uso de sensores.

Para los laboratorios farmacéuticos nacionales, la venta de su producción al Estado, a través del sistema de subasta que se implementó desde el 2011, ha resultado un aliciente para buscar incrementar su producción. Lo fue al menos en la primera subasta.

La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos Ecuatorianos (ALFE) reportó que mediante este sistema de compras el Estado se proveyó de medicamentos con componente nacional por un monto de USD 260 millones. El gremio también señala que las compras públicas representan, en promedio, entre el 30% y el 40% de las ventas totales de los laboratorios nacionales.

Laboratorios Industriales Farmacéuticos Ecuatorianos (LIFE) fue hasta el 2014 la segunda firma del sector en importancia, por el monto de ingresos. Esta logró ingresos por USD 47,4 millones, según el estudio sectorial presentado por la Espae. “Tenemos un importante rol del Estado en la adquisición de medicamentos, a través de las subastas. Allí, sin embargo, hay complejidades, porque estimar la demanda de todo lo que va a necesitar el sistema público de salud para un período de dos años es complejo”, indica María Luisa Granda, docente de la Espae y parte del grupo que elaboró el documento.

Un informe publicado en noviembre del 2015 por el Servicio Nacional de Contratación Pública explica que la subasta de medicamentos del 2011 contempló una ronda exclusiva para proveedores nacionales, pero que sin embargo en esta no se diferenció entre los proveedores que generan valor agregado nacional a sus productos y los que solamente comercializan en el país los medicamentos. “Por ello, alrededor del 60% de los productos adjudicados a proveedores ‘nacionales’ fueron de origen extranjero”, explicó.

Granda considera que la industria farmacéutica nacional tiene el reto de identificar en dónde puede lograr un valor agregado mucho mayor y explotarlo. “La industria debe mejorar en su calidad, en la implementación de procesos que le permita ser más competitiva en costos. Todavía tiene muchos desafíos”, considera.

Gonzalo Apolo, presidente de la Cámara de Industriales y Comercializadoras de Medicamentos del Ecuador, sostiene que su sector puede proveer al Estado de hasta 300 medicamentos en la segunda subasta pública, que el Estado ejecutará en febrero próximo. Para el dirigente de este sector, la industria farmacéutica nacional puede cubrir hasta el 70% de las medicinas que requiere el sistema de salud a través de la próxima subasta.