placeholder
Tink padecía el “Bubble Butt Syndrome”, debido a la herida se formaban cápsulas de aire al interior de su caparazón, lo cual no le permitía sumergirse. Foto: Cortesía FedEx

Tink sufría el “Bubble Butt Syndrome”, debido a la herida se formaban cápsulas de aire al interior de su caparazón y no podía sumergirse. Foto: Cortesía FedEx

FedEx se suma a la protección de animales en peligro de extinción

30 de marzo de 2015 14:18

Una de las políticas de responsabilidad social de FedEx tiene que ver con el traslado de animales en peligro de extinción, a escala mundial, hacia sitios seguros. La historia de Tink es un ejemplo.

En junio de 2013, Tink flotaba en la laguna Indian River, en Florida, Estados Unidos. Es una tortuga marina, de 34 libras, que, debido al impacto con un barco, tenía una lesión en la parte posterior de su caparazón.

Luego del análisis respectivo, funcionarios de vida silvestre del estado de Florida decidieron que el reptil no podía ser liberado. El diagnóstico indicaba que Tink padecía el “Bubble Butt Syndrome”, debido a la herida se formaban cápsulas de aire al interior de su caparazón, lo cual no le permitía sumergirse.

Fue entonces cuando se decidió internarla en el Hospital de Tortugas, en Marathon, Florida.

En ese contexto, FedEx, empresa de transporte y comercio electrónico, tiene como parte de sus políticas empresariales el apoyo a la movilización de animales rescatados o en situación de riesgo. El objetivo es estimular el crecimiento de las poblaciones de especies en peligro de extinción.

Tink se suma a la lista de animales beneficiados con este programa. Aunque la compañía se niega a revelar el monto del rescate, detalla que inicialmente aportó con su traslado aéreo de Florida a Detroit, Michigan. Y, finalmente, el pasado 27 de marzo, la tortuga llegó hasta Toledo, en Ohio, también con el auspicio de FedEx.

En el zoológico de Toledo, Tink ofrecerá la oportunidad de aprender más sobre las tortugas verdes marinas en peligro de extinción, además de entender la necesidad de proteger su hábitat.

Esta no es la primera vez que FedEx se involucra con la causa animal. En ocasiones anteriores ha colaborado con la Fundación Nacional de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos con el fin de trasladar cientos de nidos de tortugas que corrían riesgo tras el derrame de petróleo en el Golfo de México. También apoyó la movilización de dos pandas gigantes de Chengdu, China, a Toronto a través del ‘FedEx Panda Express’.

Esta causa se enmarca en su proyecto de responsabilidad social que también incluye la reducción de emisiones de aviones y entrega de ayuda humanitaria en zonas afectadas por desastres.​