placeholder
Fotos: Patricio Terán / LÍDERES
REDACCIÓN QUITO (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Felipe Espinosa: 'Con más reformas en trámite, el inversionista decide esperar'

Felipe Espinosa se desempeña como director ejecutivo de la Cámara de Comercio Ecuatoriano-Americana de Quito desde noviembre pasado. El dirigente hace un balance de la situación actual en el comercio bilateral entre Ecuador y EE.UU., el principal socio para el país. También, opina sobre la atracción de inversión, el programa del cambio de la matriz productiva y las oportunidades que tienen los productos no tradicionales en los mercados internacionales.

¿Qué balance deja la relación comercial entre Ecuador y EE.UU. durante este año?

EE.UU. sigue siendo el socio comercial número uno del Ecuador: El 45% de las exportaciones totales van a EE.UU. Además, en este año, en las exportaciones no petroleras, EE.UU. se ubicó como el primer destino por encima de la Unión Europea, a diferencia de lo que pasaba en los últimos años.

¿Por qué ocurrió esto?

Se incrementaron las exportaciones no petroleras en algunos rubros. El camarón creció mucho, igual ocurrió con el pescado, el plátano y las flores. Todos estos sectores crecieron mucho este año. Además, en general, el comercio entre los dos países ha tenido una balanza favorable para Ecuador por unos USD 3 000 millones, algo que no sucede con ningún otro país. Esto se debe al tamaño del mercado: EE.UU. tiene 50 estados y eso deja ver el tamaño del destino. Además, el comercio bilateral crecerá cuando más productos ecuatorianos lleguen a más estados. En EE.UU. cada estado tiene regulaciones diferentes y logísticamente existen diferentes oportunidades para los productos del Ecuador.

¿Y qué ocurrió con las importaciones desde EE.UU. hacia Ecuador, en este año?

Ecuador sí está comprando menos a EE.UU. Las restricciones a las importaciones han afectado a las importaciones de EE.UU., en productos como cosméticos, lácteos, cárnicos, insumos para franquicias de comida. Eso ha cambiado el tema de las importaciones norteamericanas.

Este año la economía de EE.UU. mostró signos de recuperación. ¿Qué efecto puede tener en las exportaciones de Ecuador?

Nos ayuda. Si el socio comercial número uno se recupera, para nosotros será mejor, porque la economía estadounidense halará a nuestros productos. Ya pasa con camarón o flores, por ejemplo.

¿Qué perspectivas se tienen para el 2015? ¿Vendrán al país nuevas inversiones de EE.UU.?

El tema de inversión ha ido fluctuando. Hay muy poca inversión nueva en el Ecuador y la inversión estadounidense tampoco ha sido muy grande. Ecuador es uno de los que menos inversión extranjera tiene con relación a su PIB y estoy seguro que esa es una prioridad para todo el mundo. Para que llegue inversión tiene que haber perspectiva de seguridad para el inversionista y actualmente existen asuntos que no atraen a la inversión.

Por ejemplo...

Seguridad jurídica, saber cómo se va a manejar la inversión, si lo pactado se va a mantener en el futuro. Lamentablemente en el Ecuador la seguridad jurídica no es un punto fuerte. El Gobierno ha trabajado en eso, pero hay que demostrarlo y eso toma tiempo. Para atraer inversión hay que lograr que nos vean de tal manera que sientan que estamos enrumbándonos. Hay que ver quién quiere venir y qué busca ese inversionista; no podemos solo decir que vengan, hay que saber qué busca el inversionista. Un ejemplo: la campaña oficial de turismo All you need is Ecuador es interesante y la gente la ha reconocido, pero funciona porque se muestra lo que la gente quiere ver. Es lo mismo en temas de inversión, aunque no siempre va a lograrse un efecto inmediato.

Hoy en día están en camino reformas laborales y tributarias, cambios al código de producción… ¿Qué sensación puede generar en el inversionista estos cambios de normas?

Hay expectativa por ver qué pasa, tanto afuera como internamente. Las reformas tributarias tienen que salir este año y con las reformas laborales no se sabe qué va a pasar. Esos temas a veces lo único que generan es que el inversionista decida esperar para tomar una decisión.

A propósito del Código de la Producción, los exportadores señalan que el tema del comercio exterior no era claro hace cuatro años, cuando entró en vigencia la ley. ¿Cree que esta normativa ya es clara hoy en día?

Creo que el Código de la Producción se lo planteó como un aliciente importante para generar otros productos que no sean materia prima exportable y no necesariamente tuvo los resultados deseados. No sé si las reformas en camino vayan en esa dirección, son más bien tributarias. Pero en el sentido de promover la inversión extranjera le falta.

En el Código de la Producción también se promueve la sustitución de importaciones y el cambio de la matriz productiva. Este último es unos de los programas con mayor impulso de parte del Gobierno ¿Considera que existen avances en este último tema?

Hay muchas opiniones, no soy un experto en economía. Yo me pregunto: ¿le conviene al Ecuador tener una industria más fuerte en muchos de los rubros que sí lo puede hacer? Yo creo que sí. Pero si me preguntan si el Ecuador tiene que fabricar televisiones, por ejemplo, creo que no, porque no vamos a ser competitivos en esa área y porque otros países son más competitivos y productivos. Entonces, tenemos que enfocarnos en otros productos como el cacao elaborado y semielaborado, por decir un ejemplo. Eso sí va a incidir en el cambio de la Matriz Productiva. El Gobierno tiene una intención buena de hacer cosas interesantes, pero a veces de la intención a la realidad puede haber tropiezos.

¿No basta entonces producir por producir?

Tomo el mismo ejemplo del chocolate. Las marcas que han ganado premios han tenido un trabajo de años, mucha inversión de recursos y tiempo y se equivocaron en el camino, pero lograron su objetivo. Eso no siempre se puede hacer, hay veces que una persona se equivoca y lo deja todo. Hay que ver cómo aprovechar al tomate de árbol o la quinua, por poner dos ejemplos.

30 años en el sector privado

Estudios. Posee un Bachelor of Science en Ingeniería Mecánica de la Universidad de Texas A&M y un Máster en Ingeniería Industrial.

Experiencia. Ha desempeñado cargos de alta dirección en sectores farmacéutico, alimenticio, logístico, automotriz, hospitalario y de servicios médicos.