placeholder
La feria Fruit Logistica extendió en Guayaquil la invitación a los empresarios ecuatorianos para que participen en el evento.

La feria Fruit Logistica extendió en Guayaquil la invitación a los empresarios ecuatorianos para que participen en el evento. Foto: Cortesía

Feria europea de frutas busca empresarios ecuatorianos

30 de junio de 2015 09:55

La feria Fruit Logistica, que se realiza anualmente en Berlín, es considerada una de las plataformas más importantes a nivel mundial en el sector dedicado a la comercialización de frutas frescas. El año pasado recibió 65 000 visitantes de todo el mundo.

Aunque el evento tendrá lugar el próximo 3 de febrero, la organización emprendió una gira por América Latina para promocionar espacios en la feria e incentivar la participación de los miembros de la cadena productiva de fruta de este continente en enlaces de negocios.
Guayaquil fue la primera ciudad de la región en donde se realizó la conferencia de promoción de la feria.

Desde las 17:00 de este lunes 29 de junio, representantes de Furit Logistica, de la Corporación de Promoción de Exportaciones e Importaciones (Corpei) y del Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Pro Ecuador) se reunieron en el Hotel Oro Verde, en donde dictaron charlas relacionadas con el mercado de las frutas, los productos con potencial para comercializarse en varias regiones de Europa y el mundo, los resultados de este tipo de eventos que promueven negocios y alianzas, entre otros.

Silvia de Juanes, directora de comunicación de Fruit Logistica, explicó que en la feria participan unas 2 700 empresas. Aunque la sede del evento es Alemania, solo el 16% de potenciales compradores de fruta son de ese país, añade. "Se trata de crear nexos, que quienes asisten se encuentren en un punto y concreten negocios. El 66% de los visitantes viene de la Unión Europea, pero también hay de África, de Asia, de todo el globo".

Del total de empresas, solo unas 20 son de Ecuador, aunque al ser un evento que reúne a toda la cadena productiva, habrá un alto porcentaje de empresas que no son ecuatorianas, pero que importan fruta de Ecuador, puntualizó De Juanes.

Ecuador ha tenido representación en este evento desde el 2001, sobre todo con la fruta emblema del país, el banano. Sin embargo, la vocera de la feria considera que las demandas del mercado europeo representan una oportunidad para países como Ecuador, de ofertar productos no tradicionales.

"Hay productos que solo se encuentran aquí en América Latina, y en Europa el consumidor ya no quiere estar atado a estacionalidades y anclarse a productos de su propia región, por eso la necesidad de traer frutas y verduras de otros países para cubrir esas demandas siempre", explicó.

María Antonieta Reyes, subsecretaria de Servicios del Ministerio de Comercio Exterior, destacó la importancia de estos espacios de promoción para el Ecuador, que sumados a otras políticas de incentivos a las exportaciones, generarían mayor presencia de las frutas tradicionales y no tradicionales en Europa, uno de los principales socios comerciales del país.
"Centramos nuestros esfuerzos el año pasado en cerrar las negociaciones del acuerdo comercial con la Unión Europea y este año, entre otras cosas, está la aprobación de la resolución del Comex que permite la devolución condicionada simplificada para los exportadores", señaló.

Este mecanismo es diferente al conocido como "devolución condicionada ordinaria" o drawback, pues tiene otros requisitos y cubre hasta USD 253 millones, añadió Reyes.
Otro de los conferencistas, Nic Jooste, representante de la importadora holandesa de frutas Cool Fresh, hizo énfasis en que el mercado holandés es la puerta de entrada para casi el 70% de los productos que se comercializan en Europa.

El empresario detalló además las características del mercado europeo en general para los empresarios ecuatorianos interesados en participar de la feria, y añadió que aunque en la empresa que representa actualmente compran productos como aguacate y mango a Perú y Brasil, en su visita a también se está concretando un negocio con una empresa nacional.