placeholder
Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La figura se cuida con un muro de escalar

Un muro para escalar con 12 líneas o caminos, cada uno con un propósito. Una línea para adelgazar, otra para tonificar los músculos, una tercera para ejercicios cardiovasculares. También hay una de escalada semiprofesional, profesional o para niños (entre cinco y ocho años). Esta es la oferta de la microempresa Cuenca Climbing Center más conocida como C-TRES.

Esta iniciativa surgió a finales del 2011 y ahora recibe unos 60 clientes fijos mensuales; sus ventas bordean los USD 3 000 por mes. Para su propietario, Daniel Durán, escalar es una pasión. Por esa razón, instaló un espacio para que los cuencanos practiquen esta actividad.

Él identificó que, en la capital azuaya, mujeres y hombres están pendientes de su salud y buscan hacer ejercicio. Por esa razón, instaló un muro con diferentes tipos de agarre e inclinación para que los escaladores seleccionen la actividad, según sus necesidades.

La inversión inicial para la instalación del muro fue de USD 120 000 que Durán obtuvo de ahorros y un préstamo familiar. Con ese dinero arrendó un espacio de 250 m², adquirió arneses, cuerdas, diferentes tipos de agarres (una suerte de piedras artificiales que se instalan en la pared), entre otros implementos que se colocan en el muro.

Este emprendimiento cuenta con cuatro empleados.

Durán indica que cuando empezó el negocio tenía más afluencia de clientes, pero no eran constantes. Ahora tiene una cartera de clientes fijos y sus ingresos son estables.

Claudia Burbano es clienta de C-TRES y destaca la diversidad de los muros que permiten desde quemar calorías hasta aprender a escalar de forma profesional. “Llevo cuatro meses practicando este deporte y he rebajado ocho libras. Además, he tonificado los músculos y lo más importante es que me divierto”.

Burbano también destaca el carácter de los instructores que son pacientes y animan a los clientes para que exploren diferentes caminos de escalar.

Durán publicita su negocio en Facebook y organiza competencias para motivar. “Los eventos son una forma de promoción, ya que la gente se anima a practicar este deporte”.

Camilo Duarte conoció este muro de escalar en junio pasado, por una amiga. Confiesa que no le atraía este deporte, pero ensayó y le gustó. “Procuro ir dos veces a la semana. Físicamente me siento con más energía, por lo que quiero continuar practicando esta actividad”.

C-TRES también tiene una cafetería para que los clientes coman un ‘snack’. Allí oferta hamburguesas, sánduches, batidos, jugos, postres, etc. El precio promedio de cada plato bordea los USD 3. También hay una tienda con ropa especializada para escalar, donde los nuevos clientes pueden adquirir los zapatos, camisetas, entre otros implementos.

Durán señala que de cada 10 clientes que visitan el lugar, seis se quedan, “porque es un deporte adictivo”.