placeholder
Joaquín Hernández Alvarado es máster y candidato a doctor en Filosofía. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

Joaquín Hernández Alvarado es máster y candidato a doctor en Filosofía. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

Entre la filosofía, la historia y la literatura

30 de agosto de 2017 17:42


Cuando se trata de hablar de libros ni la disfonía lo detiene, es uno de los temas que lo apasiona. Sus intereses abarcan literatura, historia, filosofía y poesía. Con lecturas en inglés, italiano o francés y la capacidad para desentrañar de memoria la esencia de los más diversos libros, de autores de todos los tiempos, Joaquín Hernández Alvarado evoca la figura de un erudito.

El Rector de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES) recuerda haber leído y disfrutado en la primaria una serie de biografías de figuras históricas como Napoleón, María Antonieta o Joseph Fouché. En la adolescencia lo deslumbró la literatura de autores franceses como André Malraux (‘La condición humana’ y ‘Los conquistadores’) o Albert Camus (‘La peste’).

Luego se interesó por la literatura española, desde la generación del 98 y a la generación del 27, de Azorín, Pío Baroja y el pensamiento de Ortega y Gasset, hasta Unamuno, “el primer existencialista en lengua española”, y la poesía de García Lorca.

En paralelo le apasionaba todo lo que era pensamiento e historia de la filosofía. En la decisión de estudiar filosofía fue capital José Ortega y Gasset. “Él se planteaba por qué razón España había entrado en decadencia, y era por haber perdido el espíritu originario, que estaba según él en ‘El Quijote’, y había que regresar a ‘El Quijote’, para encontrar el espíritu español, aunque no podía ser más una cultura cerrada sino una cultura que asumiera lo europeo”, comenta.

El Rector de la UEES desde 2014 -antes desempeñó en el cargo de Vicerrector de Posgrado- tiene al menos un libro de cabecera por cada área de interés. “Hay libros que nunca dejó de leer y releer. Cada vez son distintos, encuentro aspectos diferentes, matices, cosas que no había advertido, uno es ‘Guerra y paz’ de León Tolstói”.

En filosofía considera fundamentales a Hegel, libros como ‘La fenomenología del espíritu’ y ‘Los fundamentos de la filosofía del derecho’; Nietzsche, con ‘Más allá del bien y del mal’; o Kant, con ‘La crítica de la razón pura’ y ‘La crítica de la razón práctica’, que son “imprescindibles para entender la modernidad”.

Lee también a un filósofo italiano contemporáneo como Giorgio Agamben, el autor de ‘La muchacha indecible’. “Es genial pensando sobre la experiencia del ser humano en el siglo XXI. Hace una síntesis de toda la cultura occidental, maneja pintura, lingüística, semiología, filosofía, literatura e historia y todo ello converge en su posición sobre el destino de la vida humana”, dice.

Cuando se indaga sobre el ‘boom’ latinoamericano’, Hernández habla de su inicial entusiasmo y desilusión con autores como el mexicano Carlos Fuentes. Y dice que hay que leer a Roberto Bolaño, chileno del posboom y antes a Jorge Luis Borges. “Hay un cuento clave, ‘El sur’, donde se plantea el problema de las raíces y la ironía de la cultura argentina, que proviene de extranjeros emigrantes y criollos. Borges plantea el dilema y el cuento sugiere que si uno insiste en hacer esa pregunta, esa búsqueda, termina muriendo”.

Mi libro de cabecera  

La educación sentimental’.   La novela del francés Gustave Flaubert muestra el desarrollo y la crisis de un joven en el final de la era Napoleónica. “Es una historia de lo que es el poder, el fracaso de una generación, de la ilusión y el amor. Una novela de formación”, dice Hernández.