placeholder
Fabián Castillo es el director de la empresa. Las oficinas se encuentran en Tumbaco. Allí se planifica  el trabajo con las 130 fincas productoras de rosas y flores. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Fabián Castillo es el director de la empresa. Las oficinas se encuentran en Tumbaco. Allí se planifica el trabajo con las 130 fincas productoras de rosas y flores. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Las flores ecuatorianas, a un clic

17 de octubre de 2017 14:41

Desde la comodidad de una casa, oficina o cualquier lugar donde exista Internet, cualquier persona en EE.UU. puede comprar flores ecuatorianas.

Esto es posible gracias a Magnaflor, una compañía que se dedica a la venta del producto fresco a ciudadanos comunes, florerías, planeadores de bodas, diseñadores, en ese país, de manera directa, es decir sin intermediarios.

Fabián Castillo, director de la empresa , explica que hace cuatro años iniciaron con la exportación de flores de manera tradicional. Recibían flores de tres fincas y se encargaban de los envíos. Sin embargo, con la crisis rusa, que redujo las compras de flores ecuatorianas, tuvieron que desarrollar otra estrategia de comercialización.

Fue así como hace un año Magnaflor comenzó con pruebas para venta de bonches de flores vía Internet y entrega directa en un período no mayor a tres o cuatro días. El cliente paga con tarjeta de crédito y el producto llega a cualquier población de EE.UU.

¿Cómo funciona la logística? Una vez que las flores llegan de las fincas a los cuartos fríos, la empresa las envía a EE.UU vía aérea. En ese país, Fedex, que es la empresa con la que trabaja esta compañía, distribuye el producto.

Para esto la compañía cuenta con un centro de distribución en Memphis que puede colocar las cajas de flores en cualquier lugar de destino, incluyendo Hawai y Alaska.“De la mata a la olla”, dicen los directivos de la empresa. Es decir, el cliente recibe las flores en su casa en menos de una semana de haber sido cosechadas.

Para que los clientes conozcan la oferta, esta compañía cuenta con su web www.magnaflor.com. Se pueden encontrar más de 150 variedades de rosas y otras flores.
Entre estas se encuentra la denominada Freedom, de color rojo, que es la que más demandan los compradores en la época de San Valentín. También se encuentra la llamada Rainbow, que tiene en sus pétalos los colores del arcoíris.

Una vez que el comprador escoge la flor que desea encuentra una reseña en inglés sobre el producto y detalles técnicos, como la longitud del tallo, tiempo de vida, color, etc. En el caso de la variedad Freedom, se explica que son las flores que representan el amor.

Cada bonche que se compra contiene 25 rosas, que pueden vivir hasta 15 días en florero. Compradores como Margo Coon, de Rancho Santa Margarita, en California, destacan el cumplimiento de la empresa en las fechas de entrega del producto, por lo que asegura que recomienda esta empresa para la compra de flores.

Cada caja de flor tiene un costo de USD 15 y el envío USD 25, aproximadamente. Cuando el valor de la compra supera los USD 100, el costo de traslado es gratuito. Ese es un valor agregado.

Alejandro Martínez, presidente de Expoflores, indica que bajo esta modalidad se ofrecen precios asequibles para el comprador. Es una estrategia de venta que está creciendo en el país desde hace unos tres años. “En procesos de este tipo es importante un buen manejo del servicio al cliente”.

Magnaflor, por ejemplo, cuenta con un chat en línea en el que asesores dan todas las explicaciones que requieren los clientes. Lo mismo realizan si las consultas se desarrollan vía telefónica.

Por otro lado, la web de la compañía cuenta con tutoriales en los que se les explica a los usuarios sobre cómo colocar las rosas y otras plantas en floreros e incluso cómo armar un bouquet. También ofrece un blog en el que se ofrece información variada sobre tendencias que se deben tomar en cuenta en el diseño con flores, la longitud de los tallos de las flores ecuatorianas, el proceso artístico de producción de las rosas arcoíris, tips para el cuidado de las plantas, entre otros.

Sin embargo, la idea de la compañía, explica Castillo, también es mostrar al país. Quiere destacar la potencialidad que tiene Ecuador con productos de exportación como las flores, además de otros aspectos turísticos.

“La rosa ecuatoriana es por excelencia la mejor del mundo, no hay otra de ese tipo por la calidad del suelo, la luminosidad, entre otros”, manifiesta el director.

La empresa quiere crecer por lo que ya ha comenzado a ofrecer sus servicios en cinco países de Europa: Bélgica, Holanda, Alemania, Reino Unido y Francia.

Para el desarrollo de este negocio, dice, son claves los convenios con las empresas de logística y traslados. Por eso, firmas de mensajería rápida en los países citados están trabajando con los emprendimientos ecuatorianos que venden vía Internet.

Organismos como la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor) y grupos de países como la Unión Europea (UE) han destacado el trabajo de Magnaflor. De hecho, ambos decidieron que la empresa sea beneficiaria del programa Internacionalízate, que entrega fondos por 10 millones de euros para las micro, pequeñas y medianas empresas que buscan acceder a Europa.

También se recibe asesoría en diferentes áreas de trabajo.