placeholder
Foto: Wladimir Torres / LÍDERES Diez proyectos ambientales ganaron los Premios Latinoamérica Verde.

Diez proyectos ambientales ganaron los Premios Latinoamérica Verde. Foto: Wladimir Torres / LÍDERES

Los fondos verdes son claves en el cambio climático

7 de septiembre de 2016 12:44

La Tierra tiene sus límites y la humanidad está sobrepasándolos. Un estudio del Centro de Resiliencia de Estocolmo identificó nueve límites del planeta. Y cuatro ya fueron rebasados: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el cambio del uso de tierra y el alto nivel de nitrógeno.

Para no pasar otra frontera, varios organismos internacionales buscan impulsar el financiamiento verde. Son fondos destinados a proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático.

A fines de agosto, la organización de los Premios Latinoamérica Verde -que convocó 500 iniciativas ambientales de la región-, logró reunir a varios representantes de entidades financieras globales. En Guayaquil explicaron los avances y la urgencia de colocar más créditos verdes en el mercado regional, tanto en el sector público como en el privado.

EN EL 2015, CAF-Banco de Desarrollo de América Latina colocó USD 1 200 millonesen proyectos verdes. USD 177 millones fueron para Ecuador, como mostró Ligia Castro, directora de Ambiente y Cambio Climático.

Como proyectos de mitigación, CAF prioriza los programas de generación y acceso a energía, transporte bajo en emisiones, ciudades e industrias; bosques y uso de suelos. Y para adaptación aporta a comunidades y poblaciones vulnerables, salud, agua y seguridad alimentaria; infraestructura resiliente y servicios ecosistémicos.

El Fondo para el Medioambiente Mundial -o GEF, por sus siglas en inglés- es otro de los financistas de iniciativas de desarrollo sustentable, en especial en países en desarrollo. Desde 1991 ha invertido más de USD 15 000 millones, en 4 000 proyectos de 167 países.

Milena González, del GEF, explica que desde el 2014 han asignado USD 600 millones a Latinoamérica para proyectos de biodiversidad y cambio climático. Un ejemplo es el programa Ciudades Sostenibles, que abarca a 23 urbes con USD 150 millones.

“No pueden ser curitas, que arreglen algo que en 5 años volverá a pasar. La idea es que tengan el potencial de llegar a una escala mayor y que los fondos GEF sean el catalizador de financiamiento adicional desde los sectores público y privado”, dice González.

Desde Europa, la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) se ha extendido a más 90 países. En 2015 tuvo compromisos por USD 9 300 millones y su objetivo es superar los 13 000 millones hasta el 2020, como indicó Matthieu Robin, jefe de proyectos de AFD.

La entidad se enfoca en la entrega de préstamos y donaciones, a través de microcrédito, apoyo a pymes, energía limpia, infraestructura y ciudades, agua potable y otros. “A más de esta actividad, que es nuestro ADN, trabajamos en la cooperación y asistencia técnica. El objetivo es maximizar el impacto de los proyectos que financiamos”, indica Robin.

Para Rebeca Arias, directora regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los fondos verdes también son una forma de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). “La financiación es un medio para la implementación de los ODS. En este sentido es clave examinar tres ámbitos: los planes nacionales, los presupuestos, los subsidios y los incentivos. Y es importante comenzar a integrar la dimensión ambiental en los sistemas de cuentas nacionales”.

Los ODS son 17 y la meta es lograrlos dentro de 15 años. Cinco están relacionados con el cuidado del medioambiente.