placeholder
Está previsto que el foro, que se llevará a cabo hasta el 8 de mayo de 2015, cuente con la presencia de unos 750 empresarios, economistas y jefes de Estado. Foto archivo:AFP

Está previsto que el foro, que se llevará a cabo hasta el 8 de mayo de 2015, cuente con la presencia de unos 750 empresarios, economistas y jefes de Estado. Foto archivo:AFP

Foro Económico Mundial latinoamericano busca recetas para reimpulsar crecimiento

7 de mayo de 2015 09:41

Centenares de líderes políticos y empresarios se reúnen esta semana en el balneario caribeño de Riviera Maya (este de México) en la edición latinoamericana del Foro Económico Mundial, marcada por los desafíos que enfrenta la región y la búsqueda de recetas para reimpulsar el crecimiento.

El encuentro girará "alrededor de tres pilares temáticos: cómo fortalecer nuestros cimientos institucionales; cómo renovar el marco jurídico en la región (...) y buscar que clases medias tengan un papel más relevante en el desarrollo", indicó el canciller mexicano, José Antonio Meade, en una conferencia de prensa en Ciudad de México.

Se espera que la décima edición para Latinoamérica de este foro, que a nivel global tiene su cita anual en la localidad suiza de Davos, cuente con la presencia de unos 750 empresarios, economistas y jefes de Estado, entre ellos los de Haití, Michel Martelly; Honduras, Juan Orlando Hernández, y Colombia, Juan Manuel Santos, quien iniciará una visita de Estado en México al concluir el foro.

El encuentro arrancó la noche del miércoles (6 de mayo de 2015) con una recepción a puertas cerradas en el parque acuático Xcaret, a pocos kilómetros de Playa del Carmen, uno de los principales destinos del Caribe mexicano, y concluirá el viernes después de que los participantes hayan analizado el actual panorama de desaceleración económica de la región.

Los países de América Latina, aunque con características económicas muy heterogéneas, "están tomando conciencia de la realidad actual, de las condiciones locales y externas, y por lo tanto haciendo los ajustes económicos para enfrentar desafíos que no estaban presentes en años anteriores", explicó a la AFP Marisol Argueta, directora del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) para América Latina.

En el orden del día estarán la apreciación del dólar, la esperada alza de las tasas de interés de la Reserva Federal estadounidense, la fuerte caída de los precios del petróleo y el menor crecimiento de China, cuya demanda de materias primas fue clave para el despegue económico regional de la pasada década.

Ante este panorama, y para "evitar una regresión", América Latina debe "hacer un examen crítico y poder adelantarnos con acciones y con medidas" que fortalezcan las instituciones y fomenten la innovación y modernización de la economía, apuntó Argueta.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el crecimiento de América Latina se reduzca en 2015 por quinto año consecutivo y la economía se expanda apenas un 0,9%, arrastrada por un peor desempeño de Brasil, Ecuador y Venezuela.

Al margen del WEF, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto se reunirá con líderes políticos del llamado "Triángulo del Norte" de Centroamérica, integrado por Guatemala, Honduras y El Salvador, para dialogar junto con funcionarios estadounidenses temas de integración energética.

México quiere exhibir reformas

Entre los invitados al foro se encuentran el ganador del premio Nobel de Economía estadounidense Joseph Stiglitz y destacados empresarios como el brasileño Carlos Brito, director general del gigante cervecero Anheuser-Busch InBev; el mexicano Carlos Slim Domit, hijo del magnate Carlos Slim, y el español Ignacio Sánchez Galán, presidente de la compañía energética Iberdrola.

México, anfitrión por tercera ocasión del WEF y segunda mayor economía regional tras Brasil, quiere aprovechar que el foro girará en torno a "las reformas y cambios estructurales" para promover las medidas económicas que ha impulsado Peña Nieto, incluida una histórica apertura de su nacionalizado sector petrolero.

La organización del foro es idónea para México "porque se veía la gran posibilidad de que las reformas estructurales estuvieran prácticamente consolidadas y sería una muy buena plataforma y vitrina", comentó el secretario (ministro) de Economía, Ildefonso Guajardo.

Desde su llegada al poder en 2012, Peña Nieto impulsó un paquete de reformas estructurales en los sectores educativo, financiero y de telecomunicaciones, con el que ha tratado de atraer millonarias inversiones y paliar la imagen de violencia del país.

No obstante, en México "falta implementar (las reformas) con resultados medibles porque hasta ahora no existen", dijo a la AFP Raúl Feliz, economista del reconocido Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

México, que en 2014 creció un 2,1%, se ha visto muy afectado por el declive de los precios del crudo que lo llevó a recortar unos USD 8 200 millones de su gasto público de 2015 (equivalente al 0,7% del PIB).