Sebastián De Los Ríos es el guayaquileño creador de esta línea de productos para el cuidado de  las mascotas. Foto: Mario Faustos / LÍDERES.

Sebastián De Los Ríos es el guayaquileño creador de esta línea de productos para el cuidado de las mascotas. Foto: Mario Faustos / LÍDERES.

Redacción Guayaquil (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 41
No 1

Las mascotas y la química lo llevaron a emprender

22 de noviembre de 2015 14:39

El amor que desde pequeño siente por las mascotas y sus conocimientos de química lo llevaron a preguntarse, hace tres años, por qué no crear un producto para mimarlas y, de paso, protegerlas.

Esa idea maduró en la mente de Sebastián De los Ríos, un universitario de 23 años que creó en el 2012 el emprendimiento Frisky Dog, una serie de productos para el cuidado capilar de las mascotas y para la protección contra las molestas pulgas y garrapatas.

De los Ríos estudia Ingeniería Química en la Escuela Politécnica del Litoral y se considera un defensor de las mascotas. De hecho, en su casa tiene un perro y un gato que rescató. “Trabajaba como empleado, pero no era como quería verme a futuro. Mi idea era tener mi propio emprendimiento y así fue cómo nació la idea de este ­producto para mascotas”.

Los conocimientos aprendidos en las aulas, más los aportados por su padre, también un ingeniero químico, le permitieron concretar su primera fórmula, un champú con pH neutro que puede emplearse para diferentes razas  y pelajes de canes. “Para conseguir la fórmula adecuada de pH para los canes, que no irrite ni tampoco reseque, nos documentamos muy bien hasta obtener un producto que pudiera servir para todo tipo de pelajes”, menciona el creador del producto.

Frisky Dog empezó con una inversión de USD 15 000, que provino de préstamos de la familia de Sebastián. A la fecha, este emprendimiento de productos para mascotas ha sumado alrededor de USD 35 000 en inversiones, dinero proveniente en parte de lo generado por las ventas.

Al champú, que se comercializa en diferentes presentaciones, le siguió la creación de una línea de colonias para mascotas. Son dos envases, para machos y hembras, que se usan como atomizador.

Su creador pensó que si hay grandes marcas de perfumes que tienen sus propias líneas de perfumería fina para mascotas, podía lanzar una línea elaborada en el país y que sea asequible al bolsillo. “Al igual que el champú, estos perfumes tienen una fórmula química que hemos probado que no afecta a la piel del can”, asegura.

En el 2016, Frisky Dog sacará al mercado una línea de perfumes para los cachorros, una idea
en la que el creador de la marca ya está trabajando.

Este emprendimiento comercializa un promedio de 500 envases al mes. Lo hace principalmente por medio de dos canales: las ferias y las redes sociales. Es así como Fanny Acuña conoció el producto el pasado viernes 13 de noviembre.

Esta empleada de una entidad pública adquirió el champú y la colonia para su mascota, un pastor alemán de 7 meses, en el estand que este emprendimiento ubicó en una feria organizada en Guayaquil por el Ministerio de Industrias y Producción. “Me gustó mucho el aroma del perfume, es muy suave”.

Un producto para combatir las pulgas y las garrapatas, bautizado como Frisky Armor, y otro para evitar los problemas de hongos en la piel, completan la línea que ofrece en el mercado este emprendimiento, en el que laboran cuatro personas. Los productos se elaboran en una planta ubicada en el norte de Guayaquil, que este momento está en proceso de ampliación.

De los Ríos espera inyectar a su negocio otros USD 30 000 para el 2016, que vendrían tras participar en rondas de negocios. “Queremos mejorar la planta para producir más y mejorar el modelo de negocio y los canales de ventas”.

Actualmente, la planta tiene capacidad para elaborar cada mes hasta 5 000 envases de los productos para mascotas. De momento, el 30% de las ventas proviene de la promoción en las redes sociales, a través de Facebook e Instagram, principalmente. También se promocionan por medio de su propia página web.

La meta de esta marca, a corto plazo, es llegar a las perchas de las cadenas de supermercados y de autoservicios especializados para mascotas. Sus participación en diferentes ferias especializadas le han permitido ampliar su rango de clientes y generar recordación de marca, dice su creador.

En la reciente feria organizada por el Ministerio de Industrias y Productividad, en la Cámara de Comercio de Guayaquil, Frisky Dog participó con otros 60 emprendimientos. También asistió a una rueda de negocios organizada paralelamente a la actividad.

“Estamos en conversaciones avanzadas para ingresar a las perchas de los supermercados, probablemente dentro de los próximo seis meses. De allí, la meta a largo plazo es poder exportar nuestros productos”, menciona De los Ríos.