Sebastián Angulo / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Fugu: el software libre los llevó hasta México, Paraguay y Francia

Adrián Cadena asegura que rara vez usa traje formal para su trabajo. Recuerda que lo hizo en dos ocasiones y fueron para reuniones en el Ministerio de Industrias y Productividad. La mayoría del tiempo su ‘look’ es deportivo, porque le gusta movilizarse en bicicleta.

No ha cursado una carrera universitaria; sin embargo, es programador y creador de la empresa Fugu Software, dedicada a la implementación y realización de software libre y soluciones informáticas.

En 1998 se graduó del Colegio Pensionado Universitario (Quito) y luego trabajó como mesero en el cibercafé Papaya Net. Este empleo le obligó a aprender inglés, para mejorar su atención al cliente.

Cadena comenta que es autodidacta; todos sus conocimientos en programación los obtuvo por medio de la lectura de libros sobre este tema. En principio, se interesó por el diseño gráfico, cuando trabajó en una empresa de su tío, en 1999.

Posteriormente aprendió a diseñar páginas web, lo que le llevó a adentrarse en el mundo de la programación y a especializarse en el tema del software libre.

En el 2001 ingresó a la firma Kruger Corporation. Permaneció cerca de dos años, tiempo en el que adquirió experiencia en este campo y le sirvió para iniciar su emprendimiento. Ernesto Kruger, presidente de esta compañía, comenta que Cadena “es un gran emprendedor y que tiene gran capacidad de análisis”. En la época de trabajo lo recuerda como “alguien inquieto y tenaz”.

La idea de Fugu nació en el 2003, aunque se constituyó como compañía limitada en el 2006. Cadena dio vida al negocio junto a su amigo Santiago Cornejo, que luego de tres años decidió retirarse.

La inversión inicial fue de aproximadamente USD 30 000. Este monto les sirvió para alquilar un local, comprar suministros de oficina y cuatro computadoras.

Su primer contrato fue para implementar una página web de un evento que la ONU realizaba en el país. Su costo fue de aproximadamente USD 10 000.

En el 2007 la firma consiguió su primer contrato internacional con la empresa mexicana Good Neighbor, que les contactó por medio de su página web. El trabajo consistía en la elaboración de un software para pantallas táctiles. Su aplicación serviría para automatizar servicios en edificios. El costo fue de USD 55 000. Viajaron tres programadores de Fugu a ese país, para la instalación y capacitación.

Actualmente la empresa maneja cinco líneas de software: el ERP (Enterprise Resource Playing), software para facturar y manejar la producción en empresas; Pentaho, un programa para inteligencia de negocios que genera gráficos y estadísticas; Alfresco, sistema de gestión de contenido empresarial; CRM para empresas que trabajan en el área farmacéutica; y el desarrollo de portales electrónicos.

Hoy, Fugu Software cuenta con ocho programadores. Todos trabajan fuera de la oficina, o si lo amerita, en las instalaciones de las empresas que los contratan.

En el 2009, Fugu trabajó para el Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro), en la implementación de ERP. Este programa fue modificado para su aplicación en pymes a escala nacional.

Silvia Villacís, consultora del Mipro, comenta que el proceso de instalación duró tres meses. Se trató de una adaptación de software. El costo total, incluidas las capacitaciones, fue de USD 320 000.

A finales del 2011 e inicios de este año instalaron el sistema Pentaho en el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). Marcelo Latorre, de la Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación de esta entidad, explica que el servicio que brindó Fugu fue de mucha utilidad, debido a que en temas de software libre todavía existe escasez de soporte técnico en el país.

En el sector privado, esta empresa quiteña ha trabajado para compañías como Casabaca, OCP y el Portal Petrolero.

Juan Carlos Guanoluisa, administrador de Operaciones e Infraestructura de Casabaca, señala que Fugu realizó un trabajo de digitalización de documentos. El proyecto se llevó a cabo a inicios de este año, y costó unos USD 20 000.

En este año la empresa paraguaya Datasystems contrató sus servicios por USD 65 000, para la instalación de un programa de CRM y capacitación. Además, a inicios del 2012 cerraron un contrato para instalar software libre en la agencia de un banco europeo, en París. El costo del contrato asciende a cerca de USD 1 millón. El contrato durará dos años.

Oferta corporativa

Consultoría. La firma ofrece servicios para la implementación de comercio electrónico, análisis e implementación de Tecnologías de la Información (TIC); además, análisis de posicionamiento en Internet.
Páginas web y multimedia. La compañía desarrolla sitios web corporativos. También, portales con aplicaciones como: gestión de contenidos: noticias, productos, etc.

EL INSIGNIA

'Tengo libertad en mi trabajo'

Fabián Vásconez / programador

Yo me vinculé a Fugu hace ocho años. Empezamos a desarrollar proyectos de software libre en algunos ámbitos; en ese entonces, eran temas relacionados con Internet.

El año pasado, cuando trabajábamos en las oficinas, el ambiente laboral era bueno. Era como pasar un tiempo con amigos, nos divertíamos. Escuchábamos la música que nos gusta y hasta veíamos videos, había mucha camaradería

Ahora nosotros trabajamos por cumplir objetivos específicos, y por esta razón no dependemos de un horario. Esto hace que pueda optimizar de mejor manera mi tiempo y que exista mayor libertad.

A veces, el trabajo lo realizamos desde la casa, todo lo coordinamos por Internet y nos mantenemos comunicados con nuestros compañeros por este medio.

Fugu me ha dado la oportunidad de viajar e intercambiar experiencias con otras personas que saben del software libre en el extranjero. He aprendido mucho durante todo este tiempo.

[[OBJECT]]