Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 1

Una fusión para dormir tranquilos

'Si no puedes contra ellos, úneteles". Esta conocida frase refleja la estrategia de ciertas compañías cuando, en el 'cuadrilátero' del mercado, existen dos fuertes contendores.

En el ámbito de las multinacionales es común que las más prestigiosas tengan un 'archirrival', que compitan palmo a palmo cada uno de sus clientes.

Las fusiones y adquisiciones de empresas son parte de la estrategia corporativa. Esta táctica la aplicó Tempur, una compañía especializada en la industria del descanso. Esta firma se dedica a la manufacturación de colchones, almohadas, cojines para viaje, máscaras para dormir, entre otros. Su valor agregado es que sus colchones no están fabricados de cualquier esponja, sino de tempur.

La historia de este material se remonta a principios de la década de 1970, cuando la NASA desarrolló un material para que absorba y amortigüe la presión y brinde un mejor apoyo a los astronautas durante el despegue de los transbordadores espaciales.

Esta idea pronto fue adquirida por la compañía sueca Espumas Mundial Fagerdala, una firma que se especializaba en la fabricación de esponjas especiales.

Fagerdala pasó años perfeccionando su fórmula y, una vez completa, el nombre que decidió para su versión de consumo masivo fue Tempur. Así ocurrió la introducción del primer colchón denominado 'Tempur-Pedic', en 1991.

En esa década creció la industria del descanso, apuntalada con productos de alta tecnología.

En el otro extremo de esta historia se encuentra Sealy Corporation, una compañía que nació en Texas (EE.UU.), en 1889, y que patentó el algodón comprimido para su uso en colchones. Gracias a ese producto, en ese entonces innovador, se posicionó como una marca representativa en colchones, y así permaneció durante el siglo pasado.

En septiembre del año pasado, Tempur-Pedic International anunció un acuerdo para comprar Sealy, por aproximadamente USD 229 millones.

Esto representa la combinación de las dos mayores empresas que fabrican colchones que cotizan en bolsa.

Actualmente, Tempur-Pedic, que tiene su sede en Lexington, Kentucky, (EE.UU.) asumirá la totalidad de una deuda pendiente de Sealy, por un monto de USD 1 300 millones.

Juntas, las dos empresas poseen seis marcas: Tempur, Tempur-Pedic, Sealy, Sealy Posturepedic, Optimum y Stearns & Foster. Su plan es llegar a más países con los productos de Seally, que se concentraba en el mercado estadounidense.

En Ecuador, Tempur llegó hace cuatro años. Daniel Chang, gerente de Marketing de Tempur en Ecuador, señala que con esta alianza esperan que los productos de Seally lleguen a la región y el país próximamente; "todavía no hay un pronunciamiento oficial de la firma".

Al momento seguirán comercializando y promocionando su línea de colchones Tempur, en sus locales de Quito, Guayaquil, Cuenca y Ambato.