placeholder
Santiago Ayala Sarmiento
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Ganan con el sudor de la frente... del otro

En el 2009, las oportunidades de participar en una carrera atlética eran contadas con los dedos de una mano. Ni a las empresas les interesaba ni casi existían organizadoras de competencias, porque no se traducía en un buen negocio.

Pero ese 'chip' cambió y hoy se vive una fiebre de certámenes a escala nacional, donde se pasó de una competencia cada dos meses, en el 2010, a casi dos cada fin de semana en este año, en promedio.

Y en ese escenario, por un lado, las empresas, bajo el argumento de fomentar el deporte en la sociedad, descubrieron una atractiva vitrina para promocionar su imagen, mientras las organizadoras de carreras han proliferado. Hoy, al menos unas 10 firmas se dedican a ello y tienen tanto trabajo que ya no se abastecen.

Diego Maruri, gerente general de DM3, confirma ese ‘boom’ y explica que eso se debe a varios factores: el interés de las empresas, el incremento de la participación femenina (en el 2001, de cada 10 participantes, uno era mujer; hoy la relación es seis hombres por cuatro mujeres) y la penetración de la tecnología.

“Hoy, las empresas quieren tener sus propias carreras y nos contratan a las organizadoras. La inversión para una competencia puede ir desde los USD 5 000 hasta los 300 000. En nuestro caso, hay carreras en las que perdemos y hay otras en las que sí ganamos plata”.

Pedro Nuques, principal de T3 Sports, confirma aquello: una carrera pedestre básica de 5K (cinco kilómetros), donde participen 300 personas, puede organizarse con unos USD 3 000. De allí, los costos van en aumento si a eso se suman ‘chips’, camisetas, premios, publicidad, puntos de abastecimiento de agua, etc.

“En el 2009, nuestra actividad había caído. Pero en el último año repuntó. Hoy organizamos una carrera semanal. Para montar cada una de ella buscamos auspiciantes y empresas que quieran representar a determinada competencia”.

Para María Luz Arellano, directora de la revista Vidactiva, especializada en estas competencias, actualmente al menos se realizan dos carreras (pedestres, ciclísticas, de aventura, de obstáculos, etc.), cada fin de semana, en promedio.

“Ya no nos damos abasto para cubrir todas las competencias. En cuanto a las organizadoras, dependen de la empresa privada y de los auspicios que levantan. El costo de inscripción no cubre normalmente todo o que implica una organización. El costo por persona es superior a los USD 15 que se cobra, en general, por la inscripción para la competencia”.

Y por esa razón, la presencia de la empresa privada ha sido vital para este negocio. Samuel Castro, gerente de Marketing y Comunicaciones de McDonald’s Ecuador, que realizará la carrera “5K, las mujeres corremos”, en los próximos días, explica que sí es una buena vitrina para la marca y, además, para captar fondos para la fundación de ayuda social de la firma.

Esta compañía ha invertido alrededor de USD 60 000, para brindar todas las facilidades a 1 200 competidoras.

Más datos sobre las organizadoras

  • La firma Nike. La marca alista su competencia para las próximas semanas. La organización de esta carrera pedestre demandará USD 200 000, según la organizadora que la asesora.
  • El mercado. Proyecto Aventura, Sport Evolution, Caprafe... son otras firmas que también están impulsando las competencias en el país.
  • La moda. La reacción es tal que hasta entidades que no han tenido tradición en la organización están incursionando. Ese es el caso del Biess, que efectuará su carrera 10K, en octubre.
  • Costos. El precio de las inscripciones de los participantes se ha incrementado también en el último lustro. No hay un monto estándar en las competencias.