Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

El gas en tuberías es una de las innovaciones en la distribución

Los hogares son los principales demandantes del Gas Licuado de Petróleo (GLP) que se comercializa en el país, llegando al 91%. A este uso, le sigue el industrial (6,2%), agrícola (1,27%) y para la transportación (1,53%), según información de Asogas.

Un estudio de la Organización Latinoamericana de Energía del 2007 confirma que la demanda se concentra en hogares, pero también dice que el 22% del GLP se va en contrabando (ver gráfico).

El subsidio que aplica el Estado, más las distorsiones en la comercialización y el contrabando impiden que el GLP se focalice de forma eficiente para el uso en los hogares y no para fines comerciales.

En la opinión de especialistas consultados por LÍDERES, en 55 años el consumo se ha masificado pero faltan cambios en la oferta. Las inversiones en infraestructura para comercializar GLP por tuberías es un reto en el corto plazo.

Según la información de Asogas, el despacho anual de GLP por compañías fue de 715,7 millones de kilos en el 2002 y llegó a 1 001 millones en el 2011. Así mismo, el subsidio subió de USD 530 millones a USD 636 millones, en el mismo período analizado.

Entre las inversiones necesarias para abastecer de GLP a viviendas o industrias, se encuentra el establecer plantas matrices y satélites. El objetivo es migrar a una red de tuberías que llegue a los sitios de consumo. Así opina Álex Cruzatti, jefe nacional de retail de Sika Ecuatoriana.

Para Cruzatti, el gas por tuberías es la tendencia que se seguirá en el Ecuador. “Esto por la facilidad en el manejo del suministro. No hay que comprar cilindros de gas, llega una planilla haciendo más fácil el control y existe la posibilidad de llegar a áreas marginales”. Para Cruzatti, en el largo plazo se proyecta una reducción importante de los costos.

Cruzzati comenta que este sistema comienza a ser empleado, principalmente, en áreas residenciales o urbanizaciones como la vía a Samborondón, al norte de Guayaquil o en la vía a la Costa.

Sobre este aspecto, el gerente de Austrogas, Andrés Murillo, comenta que existe un auge de construcciones con gas centralizado.

Para la distribución de gas por tuberías, Austrogas posee tanqueros que llegan a los predios y proveen el producto. En el 2011, Austrogas invirtió USD 150 000 en un tanquero cisterna con capacidad para 12 toneladas.

Desde el Estado también existe interés en innovar en el tema de la distribución de gas licuado. Entre las innovaciones que se plantea el actual Régimen está la entrega de tarjetas inteligentes para la compra de GLP.

Por eso, la Agencia de Regulación y Control de Hidrocarburos (ARCH) entregó cerca de 13 000 tarjetas inteligentes a familias de Huaquillas en El Oro. Esto durante el cronograma de empadronamiento cumplido desde el 9 al 30 de abril. En ese periodo se registraron de 900 a 1 000 personas por día, de lunes a sábados, en la base de datos de la ARCH.

Otra iniciativa estatal para la distribución es la terminal de Almacenamiento de gas licuado de petróleo en tierra que se construye en Santa Elena, mediante una alianza entre la EP Petroecuador y la Flota Ecuatoriana Petrolera, en la que se invierten USD 170 millones.