Paúl Guzmán  es un emprendedor que levantó su microempresa Quion, que elabora refrescos. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Paúl Guzmán es un emprendedor que levantó su microempresa Quion, que elabora refrescos. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

La gaseosa de jengibre es su propuesta

27 de diciembre de 2016 11:50

Su sabor burbujeante y sus propiedades nutritivas hacen diferente a esta bebida gaseosa, que se denomina Quion. La empresa nació de la mano de Paúl Guzmán, un emprendedor que levantó su negocio a mediados de año.

La idea fue elaborar una bebida gaseosa natural de jengibre, que no solo refresque sino que ayude a mejorar la salud de sus compradores porque esta planta es conocida por aliviar el malestar de la garganta y los resfriados.

Otro de los beneficios de tomar Quion es que ayuda a la circulación de la sangre y el malestar estomacal porque está elaborado a base de jengibre, que es rico en aceites esenciales, vitaminas, antioxidantes. En definitiva, un producto completo para los clientes.

Guzmán relata que fue un proceso largo para conseguir que esta bebida esté lista para su consumo. Él decidió apostarle a esta bebida luego de que se dio del ‘boom’ del consumo de bebidas no azucaradas. “Queríamos que tenga un doble beneficio para la salud y que sea delicioso para las personas”.

Antes de dar el paso y emprender su negocio, Guzmán trabajó en varias empresas de bebidas de frutas. En estas ganó experiencia y fueron escuela para pensar en un producto propio. Hoy en día, considera que logró levantar la pequeña empresa con un producto innovador y que tiene buenas proyecciones de convertirse en una marca nacional y sobre todo desarrollada dentro del país.

La inversión inicial sumó USD 7 500, que fueron destinados para la compra de insumos para elaborar la burbujeante bebida.

Los costos no son excesivos tomando en cuenta que se trata de una bebida saludable. Una botella de 300 mililitros se comercializa en el mercado en USD 1,85.

El volumen de producción de Quion es de 2 600 botellas mensuales con ventas por USD 2 200 aproximadamente en sus primeros dos meses. “Esperamos que el próximo año aumenten”.
La marca ya está presente en diferentes locales comerciales de la ciudad, en el sur, centro y norte.

Catalina Lizarzaburu es propietaria de la tienda especializada Kucayu, ubicada en la calle 9 de Octubre, entre Carrión y Roca, en el centro-norte de Quito.

Ella apostó por este producto hace un mes. Le encantó, porque desde el primer día tuvo una acogida espectacular entre los clientes que visitan su negocio. Kucayu pide 24 botellas semanales. “Me gusta el producto porque ayudamos a los emprendedores y respetamos la economía solidaria. Es importante apoyar a los productores locales y pagarles un precio justo”, dice Lizarzaburu.

Ella cree que es importante saber de dónde viene el producto antes de comprarlo para poder valorarlo.

Otro tendero que adquirió Quion es Juan Castillo, quien tiene un negocio en el sector de Orquídeas, en el sur de la capital. El hombre hizo un pedido inicial de seis botellas. Todas se vendieron.

“Fue espectacular porque la demanda creció, es un producto 100% natural”. Ahora solicita cuatro cajas del producto a la semana y al mes, y se vende todo.

Castillo también destaca el sabor de la bebida. En su caso, prefiere los productos ecuatorianos, porque ayuda a los emprendedores, que le apuestan a levantar sus negocios. “Rechacé a las grandes marcas de productos alimenticios y privilegio a los productos nacionales de calidad”, señala el comerciante.

Guzmán está contento, pero sabe que los retos son permanentes. Este emprendedor espera que en el 2017 se cumplan nuevas metas como la producción de más bebidas de diferentes sabores, a sí como ampliar la cartera de clientes.