placeholder
Los pequeños y medianod empresarios pueden hallar asesoramiento en la búsqueda de innovaciones. Foto: Ingimage

Los pequeños y medianod empresarios pueden hallar asesoramiento en la búsqueda de innovaciones. Foto: Ingimage

Gastos de las Pymes en innovación pueden bajar

11 de septiembre de 2017 15:17

Actualmente en España las pymes son las responsables de una “gran parte” del gasto en innovación, algo que no sucede en resto de países europeos, según ha destacado deducible.es en su último estudio.

Además, según los últimos datos del informe Cotec, las pymes españolas efectuaron el 46,3% del gasto en innovación, mientras que por su parte regiones como Francia o Alemania no superaron el 23% y el 11%, respectivamente.

Del mismo modo, nuestro país ofrece distintas herramientas fiscales, entre las que se encuentra las deducciones por I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) en el Impuesto de Sociedades. Por ello, con el objetivo de promover este recurso, la web deducible es ha creado un software que permite automatizar la gestión, documentación y cálculo de estas deducciones; reduciendo el proceso y ofreciendo a las pymes estas ventajas.

En relación a ello, el cofundador de la plataforma, Sergio Galiano, ha explicado que “las pymes son las empresas que más proyectos de innovación realizan en España, y son la base de la economía, pero se han visto muy afectadas por la crisis, principalmente su actividad innovadora”. Además, ha asegurado que “el hecho de que puedan deducirse gran parte del Impuesto de Sociedades supone un impacto muy grande para las pequeñas empresas”.

De esta forma, en su opinión, “no pierden competencia fiscal y pueden reutilizar las cantidades recuperadas para seguir innovando durante los siguientes ejercicios”. En relación con el desconocimiento de esta herramienta, Galiano ha señalado que “la mayoría de las pymes ni siquiera saben que pueden deducirse una gran parte del Impuesto de Sociedades por sus proyectos de I+D+i”, por lo que ha subrayado que la misión de la plataforma es dar a conocer esa posibilidad y “llevar a cabo su gestión”.

Desde la plataforma se ha señalado que hay otros factores para no aprovechar estos beneficios fiscales, como la inseguridad jurídica, el miedo ante una posible inspección fiscal y el alto coste de las grandes consultoras, que se encuentra al alcance de las grandes empresas y multinacionales.

“En deducible.es ponemos fin a las trabas que frenan a las pymes a llevar a cabo este proceso, al encargarnos de la identificación, documentación y gestión de las deducciones, contribuimos a impulsar la actividad de estas empresas, principales responsables del crecimiento de las economías y de la creación de empleo”, ha concluido Galiano.

El Financiero de Costa Rica, en su edición digital del 23 de agosto pasado, da cuenta de tres acciones o actitudes que se debe evitar para innovar cuando se está al fre4nte de una pyme. La primera es la aversión al riesgo.

Hay veces en las que los dueños de las empresas creen que por el hecho de que les va bien económicamente no requieren implementar innovaciones. Esto se da, dice la publicación, “porque los cambios les generan temor, pues no hay una certeza total de cómo reaccionará el mercado ante una novedad que se introduzca”.

Cuando se trata de pymes familiares creen que “si el negocio ha desarrollado la misma actividad de la misma manera, por varias generaciones, no es necesario hacer variaciones”. En la publicación se cita a Jaime Amsel, socio fundador de CEO Estrategia, que señala que la gente le encanta quedarse en su zona de confort. “No les gusta que los empujen a donde no saben cómo va a funcionar. El empresario dice: ‘si la empresa está ganando, ¿por qué tengo que tomar riesgos?’ Es algo cultural”.

Otro “enemigo” de la innovación, dice la publicación, es enamorarse de una única idea y forma de hacer las cosas. “Parte de emprender implica realizar variaciones al prototipo creado, pues puede que no resulte como se esperaba. Otras veces tocará abandonar la idea del todo y empezar desde cero otro emprendimiento. Hay que aprender a desenamorarse de las ideas también.

Y la tercera es ignorar las sugerencias del consumidor. Los consumidores, como usuarios de los bienes y servicios, ofrecen información muy importante para realizar mejoras, dice El Financiero.