placeholder
En Vuelta Larga hay varias opciones gastronómicas para los turistas nacionales y también extranjeros. Foto: Marcel Bonilla / LÌDERES

En Vuelta Larga hay varias opciones gastronómicas para los turistas nacionales y también extranjeros. Foto: Marcel Bonilla / LÌDERES

La gastronomía es un gancho turístico

8 de agosto de 2017 15:29

La tradición y la cultura gastronómica de Rioverde, cantón de Esmeraldas, se la puede representar o resumir en 20 platos. Y sobre esta base los mariscos son los ingredientes principales de esta oferta vinculada con las comunidades negras que habitan esta parte del territorio ecuatoriano.

Adicionalmente, se trata de una tradición y una costumbre relacionada con una actividad económica importante para las comunidades costeras esmeraldeñas: la pesca artesanal. Una parte de esta producción importante se comercializa y otra la destinan para preparar los platos más ricos, con el uso del coco. La pesca artesanal se desarrolla en Rioverde, Rocafuerte, Bocana de Lagarto y Bocana de Ostiones .

Los turistas que viajan de Ibarra a Esmeraldas, si deciden hacer una parada en Vuelta Larga de Rioverde, a más de probar su oferta gastronómica y pasear por esta jurisdicción para conocer los mitos y verdades del pueblo afro.

Otra opción es el recinto San Vicente. Ahí puede saborear el delicioso camarón de río, la gallina criolla y el apetitoso encoca’o de jaiba, y cangrejo azul; estos dos platos están entre los más solicitados por los turistas. Los tradicionales platos que preparan las mujeres de Rioverde van desde los cebiches, apanados de mariscos hasta la sopa de mejillones, langostinos y caracoles de mar. Esta es una especialidad de la Paufí, una población de afros.

Quienes promocionan este circuito turístico gastronómico son mujeres afroesmeraldeñas de poblaciones como Paufí, Lagarto, Montalvo, Palestina, San Vicente y Vuelta Larga. Ellas se han organizado para ofrecer lo mejor de la cocina ancestral esmeraldeña.

Esta es una idea que se inició hace cinco años. Desde el 2012, la creación de una ruta turística - gastronómica, fue tomando fuerza hasta promover ferias. Estas ideas contaron con la participación del Ministerio de Turismo y también con el apoyo de la Municipalidad de Rioverde. En la actualidad cuentan con una ruta para los turistas que viajan desde Ibarra o de ciudades del centro o sur de Colombia. Ellos pueden utilizar la carretera Ibarra-San Lorenzo-Rioverde-Esmeraldas.

Una suerte de primera parada gastronómica es la población de Lagarto, luego Montalvo, Vuelta Larga y finalmente San Vicente. Son sitios fácilmente ubicables por la información de las señales colocadas en esta vía.

Las mujeres emprendedoras son esposas de pescadores. Ellas decidieron aprovechar la producción de camarón, pescado, langostinos, langosta, pateburro (caracol de mar), cangrejos, jaibas y camarón de río, para emprender en esta actividad. Una de las pioneras en el negocio gastronómico es Jenny Bautista. Ella señala que uno de los principales objetivos es el desarrollo de la actividad turística en el sector de Vuelta Larga de Rioverde. Cuenta que la respuesta de los visitantes es buena, sobre todo los fines de semana.

Como mujeres emprendedoras encontraron en la utilización de aliños tradicionales como la chiyangua y el orégano, una manera de darle mejor sabor a sus platos, que preparaban cotidianamente en sus comunidades.

Alfonsina Caicedo, una de las emprendedoras que tiene 56 años, de edad, mantiene, conserva y fomenta la tradición de sembrar sus plantas con las que sazona sus platos, y el excedente de la producción (chiyangua) manda a su venta al mercado de la ciudad.

Una forma de llamar la atención de los turistas que acuden a degustar los platos de la cocina rioverdeña, es mostrando cómo se cultiva el “montecito verde” con el que adorna los platos y dan sabor sus recetas.

Holanda Realpe, propietaria del local El Enganche, cuenta que durante estos años han sido sometidas a capacitaciones en temas de presentación de su producto, manejo financiero, atención al cliente y el asesoramiento con un profesional de la cocina de Quito.
En esta parte del proceso y capacitación ha participado entidades como la Prefectura de Esmeraldas y la Universidad Católica.