Leonardo Gómez / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 2

La gastronomía tiene una mayor promoción

Desde el 2009 la promoción de la gastronomía ecuatoriana dio un giro. Los hoteles y restaurantes modificaron sus menús para ofrecer al consumidor productos y platillos nacionales, priorizándolos por encima de la cocina internacional. Incluso la publicidad de alimentos evolucionó.

Las etiquetas de los embutidos Plumrose, hace unos 10 años, por ejemplo, mostraban una parrillada o una paella, ahora muestran el típico plato de Ambato: chorizo con tortillas.

Alpina utilizaba la imagen de una pizza para promocionar sus quesos; hoy muestra el mismo queso junto a un plato de locro. "Ese cambio fue estratégico para la compañía", asegura Daniel Orbe, gerente de Mercadeo en esta empresa. Asimismo, la publicidad del arroz Super Extra, que mostraba un plato de risotto italiano, ahora se ve en los buses con un plato de arroz con camarón o concha.

Otro ejemplo: en hoteles como el Hilton Colón el 90% de los productos que utilizan en su cocina es de origen nacional y el 70% de su menú está formado por platos típicos. "Acá viene el extranjero y pide dulce de higos, helado de paila, fritada, locro, cebiche ecuatoriano. El objetivo es posicionar la cocina ecuatoriana", sostiene Pablo Zambrano, chef y director de Alimentos y Bebidas del hotel.

Pero este movimiento para resaltar la cocina ecuatoriana y rescatarla en su propio país no es nuevo. "Es una lucha que comienza hace más de una década", asegura Carlos Gallardo, chef y director de la Facultad de Hospitalidad y Turismo de la Universidad de las Américas (UDLA).

Gallardo dirige el proyecto Al rescate de la cocina ecuatoriana, impulsado desde la UDLA y considerado por la Asociación de Chefs del Ecuador como uno de los proyectos más importantes para el rescate de recetas típicas del país.

Como parte de este proyecto se han publicado nueve libros de cocina, cultura y fiestas ecuatorianas. El más reciente es 'Ecuador Culinario', con 600 recetas típicas, con la debida identificación de sus productos y sus valores nutricionales.

Para la creación de este texto, la UDLA invirtió cerca de USD 200 000 y requirió de dos años de investigación en las 24 provincias del Ecuador.

La influencia de este proyecto junto con los aportes e investigaciones que durante los últimos 10 años se han realizado en otras universidades del país, lograron que hace dos años se iniciara el 'boom' de la cocina ecuatoriana, considera Gallardo. En esto pesa el hecho de que tanto el Ministerio de Turismo como el Coordinador de Patrimonio crearon divisiones ministeriales que se encargan de promocionar las recetas.

Los primeros resultados se encuentra en el turismo comunitario, explica Mauricio Armendáriz, director de la Asociación de Chefs del Ecuador. "En comunidades organizadas del Tena, por ejemplo, al turista le ofrecen un paseo en canoa por Misahuallí, que incluye el tradicional maito con yuca". Armendáriz considera que para posicionar a la cocina ecuatoriana en estándares internacionales, aún nos faltan unos cinco años. Y es optimista, "no veo por qué no podamos nosotros ofrecer la sopa con churos o un tostado con catzos".